viernes 26/11/21

Dos días antes de que los Presupuestos lleguen al Congreso, Esquerra Republicana dio ayer un toque de atención al Gobierno para que no piense que tiene seguro el apoyo de sus trece diputados. Los republicanos advirtieron, tras la reunión de su ejecutiva, de que «ahora votarían no» a las cuentas del Ejecutivo.

«Queremos explorar al máximo la negociación», dijo no obstante la portavoz de ERC, Marta Vilalta, pero a su juicio las posiciones están en estos momentos «muy lejos», como para dar un voto positivo. «El año pasado, aprobamos los Presupuestos», afirmó Vilalta, pero ello no debe llevar a «presuponer», según avisó, de que este ejercicio vayan a hacer lo mismo. Hasta el punto, que ERC se sumaría a día de hoy a la enmienda a la totalidad previa a la tramitación.

La negativa de los republicanos a apoyar las cuentas del Gobierno responde, según Vilalta, a que a su entender el Ejecutivo no ha cumplido algunas de las inversiones previstas en el proyecto de 2021. «Las lluvias de millones a veces no llegan», aseguró Vilalta de manera gráfica. «Se han de cumplir los compromisos del año anterior», presionó. ERC se quiere hacer valer, trata de rebatir el argumento de que su apoyo está hecho y quiere jugar la carta del traspaso de Cercanías, aunque es consciente de que no tiene mucho margen, toda vez que la estabilidad de la legislatura de Pere Aragonès depende de que siga viva la mesa de diálogo y esto solo es posible si ERC se mantiene en la mayoría de la investidura de Sánchez.

Desde el Gobierno, la portavoz, Isabel Rodríguez, lamentó la posición de los republicanos y la calificó de «precipitada», cuando aún se desconoce el detalle de las cuentas. «Descartar los presupuestos antes de conocerlos no creo que sea lo más apropiado», afirmó la ministra.

ERC se lo pone difícil al presidente