jueves. 08.12.2022
Breves

ERC recela y amenaza a Mas con dejarle solo si aparca la consulta

CiU llama al PSC a arrimar el hombro con los presupuestos catalanes .
Mas conversa con Josep Maria Pelegrí.

Esquerra Republicana de Catañunya tiene la mosca detrás de la oreja. Como socio de CiU en el Govern y como líder de la oposición en el Parlament, la formación independentista observa con atención los movimientos del presidente de la Generalitat y de la federación nacionalista.

Aprueba que Artur Mas pida a sus consejeros que traten de rehacer los puentes con el Gobierno central, pero a su vez se muestra amenazante por si la oferta de diálogo lanzada por el presidente catalán al Ejecutivo central pudiera llevar acompañada una revisión a la baja de la consulta. Impulsada por las encuestas y consciente de que puede robar muchos votos soberanistas a CiU, a quien hoy por hoy supera en intención directa de voto, Esquerra no está dispuesta a permitir ni un paso atrás en el proceso soberanista.

Cambios

De momento, los republicanos afirman en público que no tienen indicios de que Mas peinse en rectificar. Pero su discurso sí parece que ha cambiado. No hace mucho, el presidente arengaba a sus colaboradores con frases como «sois los generales de un ejército con una misión histórica». Ahora, motiva a los suyos con objetivos menos épicos: «Nuestra misión es salvar el Estado de bienestar», transmitió el sábado a sus consejeros.

Por ello, Esquerra lleva semanas atando en corto al Ejecutivo catalán, al que aprieta en dos vertientes. Por un lado, trata de que no se desvíe ni un ápice de la hoja de ruta trazada para la convocatoria de una consulta en el 2014 y, por otro, ha dejado claro a CiU que no está dispuesto a avalar las cuentas de la Generalitat si se diseñan con un techo de déficit del 0,7% del PIB, un objetivo que supondría un recorte de 4.500 millones, igual que los ajustes sumados del 2011 y el 2012. El Gobierno de Mas sabe que puede perder el apoyo de Esquerra, de ahí que no cierre las puertas a nadie. Sobre todo al PSC, a quien ayer volvió a lanzar una oferta para que ayude en el diálogo con el Ejecutivo central y colabore en sacar adelante los presupuestos.

Y es que, la crisis manda y hay que cuadrar las cuentas. La actitud de unos y otros podrá comprobarse el jueves en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en la que la Generalitat volverá a pedir al Gobierno que relaje el objetivo de déficit a las autonomías sin esperar a lo que decida Bruselas. Para más adelante, aún sin fecha, queda la reunión entre Mas y Rajoy.

ERC recela y amenaza a Mas con dejarle solo si aparca la consulta
Comentarios