martes. 31.01.2023
El atentado estaba detallado en la documentación incautada a Susper por la policía francesa OMER OKE (GOBIERNO VASCO) JAVIER ROJO (PSE) CARMELO BARRIO (PP)

ETA planeaba volar los juzgados de Vitoria con un coche fúnebre «Demuestran su nivel de racismo y xenofobia» «El Gobierno vasco ya sabe quién le apoya» «La banda vive en una ficción nazi»

El plan estaba preparado hasta sus últimos detalles para ejecutarlo en estas Navidades
1397124194
ETA tenía un detallado plan para volar estas Navidades el Palacio de Justicia de Vitoria. Los terroristas pensaban hacer estallar un coche fúnebre cargado de explosivos en el aparcamiento de la Audiencia Provincial, amparados en la presencia habitual de estos vehículos en el edificio ya que cuenta con una clínica forense. La documentación incautada por la policía francesa al ex jefe militar de ETA Ibon Fernández Iradi, Susper , reveló que el plan estaba desarrollado hasta sus últimos detalles. El comando encargado del atentado debía robar un vehículo en una funeraria, cargarlo de explosivos y abandonarlo en el garaje del Palacio de Justicia, en la zona reservada para los coches de los magistrados y sus escoltas. Para no levantar sospechas, según reveló el diario El Correo de Bilbao, pensaban hacerse pasar por empleados de una funeraria que trasladaban un cadáver al que debía practicarse la autopsia en la clínica forense. El plan incluía la posibilidad de que uno de los terroristas se introdujese dentro del ataúd y se hiciese pasar por muerto para no despertar sospechas. El acceso de coches fúnebres al edificio es una práctica habitual para efectuar autopsias y para el traslado de certificaciones de fallecimiento y otro tipo de documentación, lo que hace pensar a los investigadores que ETA pensaba perpetrar el ataque a plena luz del día. Plan alternativo Los terroristas habían decidido atentar contra la sede judicial -situado en una céntrica avenida de Vitoria, junto a una gasolinera- incluso si fallaban sus planes de hacerlo con la introducción de un coche fúnebre. El plan alternativo era hacerlo desde el exterior del edificio, en cuyo perímetro no se puede aparcar desde que en octubre de 2001 ya estallara un vehículo cargado con 40 kilos de dinamita, que destruyó la fachada y provocó cuantiosos daños materiales. Los terroristas contaban con información detallada sobre el interior del edificio y sobre sus entradas y salidas, lo que hace sospechar que los datos habían sido suministrados por alguien que trabaja dentro de la Audiencia Provincial. El Palacio de Justicia también fue objeto de un atentado en octubre de 1996, cuando un artefacto colocado en sus accesos destruyó la entrada y una cristalera y afectó a varios coches aparcados en las inmediaciones. El atentado se incluía en la «campaña de Navidad» de ETA, en la que los terroristas también pretendían colocar dos maletas bomba en el tren Intercity que une San Sebastián con Madrid para que estallaran el día de Nochebuena cerca de las cuatro de la tarde al llegar a su destino en la estación de Chamartín. El director de Inmigración del Gobierno vasco, Omer Oke (IU-EB), consideró ayer que el último Zutabe de ETA demuestra «el nivel de degeneración, racismo y xenofobia de la organización terrorista». Así, denunció, «al igual que Hitler y los nazis pretendían la raza aria, ETA defiende una Euskadi con una raza vasca con label de calidad». En su opinión, «el mismo racismo y xenofobia que ETA demuestra en lo político al no aceptar al que piensa diferente, también lo evidencia al no aceptar al que tiene otro color de piel, otra religión y otra cultura». El secretario general del PSE-EE de Alava, Javier Rojo, consideró ayer que quien tiene que «leer bien» el último Zutabe , es el lendakari, Juan José Ibarretxe, «para darse cuenta de dónde le vienen los apoyos, de quién le quiere apoyar y de lo que le están diciendo, en este caso Batasuna, para poder llevar adelante su plan». Rojo señaló que «quien tiene que leer muy bien leído este comunicado es Ibarretxe para darse cuenta de qué forma y manera estamos viviendo una parte de la sociedad sin poder ejercer nuestros derechos». El secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, afirmó ayer que, «una vez más, ETA demuestra que está absolutamente alejada de la realidad», que «vive en su ficción nazi de la amenaza y de seguir entendiendo que las claves de la sociedad vasca son las de la exclusión, tal y como ellos han hecho en su historial de exterminio». En su opinión, «está bien claro que este análisis, absolutamente subrealista e irreal, forma parte del discurso tradicional de quien solamente quiere convertir y someter a este país con criterios estrictamente nacionalistas y nazis».

ETA planeaba volar los juzgados de Vitoria con un coche fúnebre «Demuestran su nivel de...
Comentarios