La Eurocámara prepara retirar la inmunidad a Puigdemont

Toni Comín y Carles Puigdemont en sus escaños del Parlamento europeo.
Populares, socialistas y liberales votarían a favor de la petición del Supremo

El reloj ya está en marcha. Tres días después de que el expresidente de Generalitat Carles Puigdemont y el exconsejero Toni Comín ocuparan sus escaños como eurodiputados de pleno derecho en el Parlamento Europeo, la institución inició el procedimiento que puede concluir con la retirada de su inmunidad. Una de las vicepresidentas fue la encargada de informar al hemiciclo de la solicitud cursada por el Tribunal Supremo, lo que automáticamente activa el proceso.

Tras la lectura de la petición oficial «cursada por las autoridades españolas», anunció que el expediente «se enviará a la comisión de Asuntos Jurídicos, que es la competente». Se abre así una vía de análisis, consultas a las partes, que en última instancia deberá ser ratificado por los parlamentarios en pleno, y que se dilatará varios meses. No se espera un desenlace, de hecho, hasta el verano.

Si se acepta la petición del Supremo, se levantaría la situación de impás de la euroorden de arresto y entrega solicitada en paralelo a la justicia belga y que ésta decidió paralizar nada más arrancar el nuevo año a la espera de una decisión clara de la Eurocámara. La votación final del suplicatorio se producirá en una sesión plenaria para la que solo sería necesaria una mayoría simple. Y los tres principales grupos (populares, socialistas y liberales) ya han expresado que respaldarán la peticion del magistrado Pablo Llarena.

El procedimiento, regulado por el artículo 9 del Reglamento Interno del Parlamento europeo, establece como siguiente paso que la Comisión de Asuntos Jurídicos elija a un ponente ajeno a las partes en conflicto. Habrá una valoración de la solicitud y es previsible que se requiera información complementaria al Tribunal Supremo, además de escuchar la argumentación de los dos políticos, huidos a Bélgica desde hace dos años y medio.

Cuixart sale de prisión

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, salió ayer de la cárcel de Lledoners para disfrutar de su primer permiso de 48 horas, tras haber pasado 822 días en prisión, más de un cuarto de la condena que el Supremo le impuso a él y a Jordi Sànchez por el procés.

Acompañado de familiares, Cuixart abandonó el centro penitenciario hacia las 19.30 horas, un día después de que la consellería de Justicia avalara el primer permiso de salida que le concedió la Junta de Tratamiento de la cárcel de Lledoners.