miércoles 14/4/21

La excarcelación de Villarejo compromete a políticos y empresarios citados en sus audios

El juez accede a su libertad al comprobar que son incapaces en cuatro años de juzgar al polémico excomisario
El excomisario Villarejo ayer, a la salida de la cárcel donde estaba recluido desde hace cuatro años sin juicio. VÍCTOR LERENA

Tres años y cuatro meses después José Manuel Villarejo vuelve a ser un hombre libre. Al menos de forma provisional. El comisario jubilado que ha puesto en jaque con sus grabaciones a políticos e influyentes empresarios del país, sin olvidar los negocios del rey emérito a través de las revelaciones de Corinna Larsen, regresa a su casa con la clara intención de seguir defendiendo sus lucrativas actividades parapoliciales, lo que él ha denominado «servicios al Estado», caiga quien caiga.

La figura de Villarejo en libertad, por lo tanto, abre un nuevo escenario y compromete sobremanera a las personalidades y funcionarios señalados en sus audios y agendas por su anunciada intención de llevarse todo por delante. Y todo, es todo, como avisó a la delegación de Vox que le visitó hace dos semanas en la prisión de Estremera. «Las cloacas no generamos mierda, la limpiamos; voy a saltar al abismo pero no caeré solo», comunicó a sus interlocutores en el marco de su declaración en la comisión de investigación sobre la operación Kitchen, que comienza en el Congreso el próximo 11 de marzo.

Y es que a la preocupación de los investigados en la operación Tándem también se suma la de esas «amistades peligrosas» que aparecen en sus anotaciones, como periodistas que han constituido la «pata mediática» de sus negocios, jueces en activo o incluso fiscales. Este es el caso de Dolores Delgado, con quien el comisario mantuvo contactos durante al menos una década, según se desprende del sumario.

La excarcelación del comisario cordobés de 69 años se consumó ayer después de que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, instructor del caso, acordase su libertad bajo estrictas medidas cautelares para impedir su fuga. El magistrado tomó esta decisión una vez que la Fiscalía Anticorrupción cambió el paso y accedió a que éste saliera ante la imposibilidad de juzgarle antes de noviembre. Ese mes hubiera cumplido el límite legal de la prisión preventiva (cuatro años) para cualquier acusado sin sentencia condenatoria. No obstante, la libertad de Villarejo se venía fraguando desde mediados de febrero, cuando la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional abrió la puerta a su excarcelación en tres de las 30 piezas de la macrocausa, que ya están listas para juicio.

El tribunal de la Sección Cuarta, presidido por Alfonso Guevara, alegó que se trataba de un procedimientos con penas menos graves y avanzó que la agenda de señalamientos impedía enjuiciarle en el plazo previsto de la prisión provisional.

EXPERTO FALSIFICADOR

El juez corroboró ayer que el estado de tramitación del resto de piezas tampoco permite su inmediata conclusión dada su complejidad. En cualquier caso, que un acusado de graves delitos —organización criminal, blanqueo, etc— permaneza tanto tiempo en la cárcel sin juicio deja en mal lugar a la Audiencia. Ello pese a que fuentes jurídicas consultadas admiten que la pandemia tampoco ha ayudado.

Así las cosas, la Sala Penal abrió la puerta a su libertad en febrero, el martes confirmó su postura y la Fiscalía no ha tenido más remedio que ceder pese a su temor a que Villarejo se fugue. Para evitar este riesgo, el de destrucción de pruebas o el de reiteración delictiva, el juez le ha impuesto severas medidas cautelares que no se recuerdan desde el caso del mecenas chino Gao Ping. El acusado deberá comparecer cada día ante el juzgado correspondiente a su domicilio (reside en la localidad madrileña de Boadilla del Monte). Se le retira el pasaporte, se le impide salir del país y está obligado a comunicar cualquier cambio de residencia.

En su escrito, los fiscales del caso, Miguel Serrano y César De Rivas, explicaron sus temores a que huya. Afirman que Villarejo ha usado una «pluralidad de identidades» en sus operaciones parapoliciales, se han hallado en los registros pasaportes en blanco y gran cantidad de dinero en efectivo, han acreditado la facilidad para poder trasladarse a distintos países, tanto dentro como fuera de Europa y dispone de patrimonio fuera de España y una amplia red de contactos.

La excarcelación de Villarejo compromete a políticos y empresarios citados en sus audios