miércoles. 05.10.2022

La casa de Alcanar, el cuartel general de la célula que explotó pasadas las 23 horas del 16 de agosto, sigue siendo otra de la gran laguna de los atentados. El estallido se produjo 17 horas antes del atropello masivo de las Ramblas y, sin embargo, en todo ese tiempo los Mossos no activaron los protocolos antiyihadistas a pesar de que sus servicios antiterroristas se personaron a las 00.25 del 17-A y comprobaron que había decenas de bombas de butano y de oxígeno. Para las dos de la madrugada de ese jueves, los agentes ya sabían que había garrafas de acetona vacías y que la casa estaba habitada por jóvenes magrebíes.

Los agentes solo apuntaron en esos momentos la tesis de que se trataba de un laboratorio de drogas.

La explosión no activó controles