viernes 27/11/20

La falta de acuerdo entre Sánchez e Iglesias por los alquileres frena los Presupuestos

La negociación de las cuentas generales del Estado entra en su semana decisiva con incertidumbre sobre los apoyos
La ministras de Hacienda María Jesús Montero, de Trabajo Yolanda Díaz y de Igualdad Irene Montero, tras el consejo de ministros. JUAN CARLOS HIDALGO
La ministras de Hacienda María Jesús Montero, de Trabajo Yolanda Díaz y de Igualdad Irene Montero, tras el consejo de ministros. JUAN CARLOS HIDALGO

Superada la moción de censura de Vox en el Congreso, la negociación de los Presupuestos de 2021 entran en su semana decisiva. Todavía con «flecos» pendientes pero con lo esencial ya finiquitado.

La Moncloa quiere que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias protagonicen el martes la foto del acuerdo, como ya sucedió en octubre de 2018 —cuando los socialistas gobernaban en solitario— y esperan que después de escenificar el consenso y presentarse los detalles de este en un breve acto, se tramite el proyecto de ley en el Consejo de Ministros que se celebra posteriormente. Pero los desacuerdos respecto a la regulación de los alquileres siguen coleando y desde Unidas Podemos avisan de que será un «requisito» para que los partidos que forman el llamado bloque de la investidura, a excepción del PNV (que no ha sumado a esta reivindicación), apoyen la cuestión.

La coalición es consciente de que ha retrasado demasiado la cuestión presupuestaria y el final de año ya está a la vuelta de la esquina.

La expansión de la pandemia, que se ha vuelto más agresiva en los últimos días, también ha desviado la atención del Gobierno respecto a las cuentas públicas, al igual que el frente judicial que Podemos tiene abierto con el caso Dina. Socialistas y morados están forzando las máquinas y si finalmente no se avanza en la cuestión del alquiler, que Pablo Iglesias considera crucial, la posibilidad que gana enteros consistiría en convocar un Consejo de Ministros extraordinario, previsiblemente el viernes, para dar por zanjada la discusión.

Fuentes cercanas a la negociación esperan que los socialistas acepten tramitar urgentemente la nueva ley de vivienda y confían en la capacidad de persuasión de Iglesias. En el PSOE también rehúsan demorar los Presupuestos y sus prisas vienen, en cambio, por llevar el proyecto al Congreso lo antes posible «para su debate de aquí a final de año».

Los socialistas minimizaron las amenazas de sus socios de coalición durante la semana pasada, alegando que dicho proyecto ya se encuentra «en desarrollo» por parte del Ministerio de Transportes, José Luis Abalos. También reconocen que es una «cuestión de ritmos».

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el secretario de Estado, Nacho Alvarez, -los representantes de PSOE Y Unidas Podemos en las negociaciones- se han reunido a lo largo del fin de semana para cerrar los asuntos que quedaban pendientes. Ambos han mantenido una discusión de «números» más que de fondo, como reconocen fuentes cercanas a la negociación, que ha girado en torno al Ingreso Mínimo Vital, la carga fiscal a las rentas más altas a través de una subida del IRPF y del impuesto de patrimonio; y el cambio de criterios para el Iprem (el índice de referencia en España para la asignación de ayudas y subsidios en función de los ingresos).

BAILE DE APOYOS

Mientras la formación morada se ha centrado en formar un frente común con Esquerra Republicana, EH Bildu, Compromís, Más País, BNG y la CUP, para condicionar los posibles apoyos a las cuentas públicas, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, admite que su formación está manteniendo contactos «más que informales» con el Gobierno sobre los Presupuestos. De hecho, ha llegado a reconocer que están «revisando cifras, hablando de cómo se están planteando los ingresos y de todo». También considera que las cuentas saldrán adelante con los apoyos que hicieron posible la investidura de Sánchez.

Montero ya reconoció en septiembre que «un 20% de los Presupuestos» quedarán abiertos a las propuestas de terceros partidos, una posibilidad que cada vez parece lejana para Ciudadanos en esta frenética recta final.

El pasado viernes, el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, no desveló si la presidenta de su partido, Inés Arrimadas, hará un último intento por sumarse al acuerdo.

Los naranjas han plantado su línea roja en unos Presupuestos «moderados, sensatos». «Primero habría que ver cuál es la propuesta del Ejecutivo. Y de momento los Presupuestos son como las meigas: haberlas haylas, pero yo no las he visto», añadió Igea.

Pero las negociaciones definitivas con los grupos parlamentarios no comenzarán hasta que se apruebe el borrador en el Consejo de Ministros. El plan presupuestario ya fue enviado a Bruselas, pero sin concretar las medidas fiscales, con el objetivo de vehicular los 140.000 millones de euros que España recibirá por parte de la Unión Europea para mitigar las consecuencias de la covid-19.

La falta de acuerdo entre Sánchez e Iglesias por los alquileres frena los Presupuestos
Comentarios