sábado. 03.12.2022

El PP no ceja en sus críticas a la reforma tributaria del Gobierno. Y ayer la temperatura dialéctica de Alberto Núñez Feijóo subió unos grados: «Las medidas que se presentan como algo punitivo, como castigo para determinadas empresas o para ciertos contribuyentes solo conseguirán ahondar en las divisiones sociales y hacer más costosa y más lenta la recuperación», afirmó.

El líder nacional del PP le devolvió al Gobierno el calificativo con el que tacha las bajadas fiscales que aplican los populares en los territorios en los que gobiernan: «Es populismo fiscal». Así definió Feijóo las medidas tributarias propuestas por la coalición PSOE-Unidas Podemos, porque piensa que recuperan «clichés que deberían estar superados».

Sobre el impuesto del Patrimonio, Feijóo lanzó dos mensajes. Uno, que si hubiera sido Cataluña la comunidad que lo habría eliminado, no habría habido esta respuesta del Ejecutivo con un nuevo tributo, dado que uno de sus sostenes es ERC. Y dos, que invade competencias autonómicas.

Feijóo insistió con las bajadas de impuestos e hizo por restarles ideología: «Hay momentos en los que bajar la presión fiscal no es de derechas ni de izquierdas, sino de sentido común». Añadió, contra el argumento del Gobierno de que los servicios públicos necesitan ingresos tributarios, que «no es la política fiscal moderada la que daña el Estado del Bienestar, sino la mala gestión». Agregó que una política fiscal «agresiva» puede disfrazar la mala gestión, «para hacer creer a la población que el problema no reside en el gestor, sino en los contribuyentes».

Feijóo acusa a Sánchez de tener una política fiscal «punitiva»
Comentarios