jueves 26/5/22

Feijóo apela a la moderación y al diálogo en su adiós como presidente de la Xunta

En su despedida, el presidente del PP hizo una defensa encendida del Estado de las Autonomías
                      Alberto Núñez Feijóo como presidente de la Xunta en su última Comisión de Gobierno. LAVANDEIRA JUNIOR
Alberto Núñez Feijóo como presidente de la Xunta en su última Comisión de Gobierno. LAVANDEIRA JUNIOR

Alberto Núñez Feijóo se despidió ayer de la Xunta de Galicia con una reivindicación del «diálogo y la moderación» como señas de identidad de su forma de entender la política. Contrapuso esa visión con «la frivolidad y el populismo que se ha instalado» en la vida política española.

Feijóo entregó su carta de renuncia al presidente del Parlamento gallego, Miguel Santalices, presidió un último consejo extraordinario de su Gobierno y realizó una declaración institucional con la que puso punto final a sus 13 años al frente del Gobierno autonómico tras ganar cuatro elecciones consecutivas con mayoría absoluta.

El líder del PP hizo en su despedida una encendida defensa del Estado autonómico que, «lejos de desvertebrar» la nación, «ayuda a coserla». Un mensaje diferenciador de las tesis de Vox, socio del PP en el Gobierno de Castilla y León y que es un ferviente detractor del modelo autonómico. Un compañero de viaje que Feijóo no quiere que sea un aliado en otros territorios. Planteamiento que tropieza con el obstáculo no menor de que el PP necesitaría obtener mayorías absolutas o ganar con resultados tan contundentes que hagan innecesaria la colaboración con el partido de extrema derecha. «No quiero ni puedo compartir —afirmó— la premisa de que en el conjunto de España es imposible lo que sí fue posible en Galicia». Se refería a que el PP bajo su liderazgo ha impedido en su comunidad que creciera una alternativa por la derecha. Ni Vox ni Ciudadanos han conseguido tener representación institucional en Galicia en las distintas convocatorias electorales. Un escenario que, sin embargo, es improbable que se pueda dar en otros territorios. La primera prueba para comprobar si sus deseos se hacen realidad llegará el 19 de junio con las elecciones en Andalucía.

Feijóo podía haber seguido al frente de la Xunta y simultanear el cargo con el liderazgo nacional del PP porque no son incompatibles, pero en su carta de renuncia consideró que ambas responsabilidades políticas exigen «una dedicación absoluta». Ahora ejercerá de líder de la oposicion a tiempo completo.

Feijóo apela a la moderación y al diálogo en su adiós como presidente de la Xunta
Comentarios