Elecciones en Galicia

Feijóo reivindica su cuarta mayoría como el triunfo de la moderación frente a Casado

El presidente de la Xunta consigue un escaño más y reúne gran parte del voto socialista, que pierde el segundo puesto

El presidente de la Xunta en funciones y ganador de las elecciones con una nueva mayoría absoluta (la cuarta) reivindicó ayer su estrategia de moderación frente a Génova y en su discurso dejó claro que su horizonte seguía siendo Galicia. Con 42 escaños, uno más que en las anteriores elecciones autonómicas, el líder del PP gallego ha demostrado su capacidad para unificar en torno a su figura un voto transversal, puesto que recoge gran parte del voto del PSOE, que se queda como tercera fuerza, superado por el BNG, que se convierte en la segunda fuerza aupada por la caída de las mareas y Podemos.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha felicitado este domingo al presidente de la Xunta por su cuarta mayoría absoluta en Galicia y ha subrayado que el resultado obtenido «premia su brillante gestión y entrega a los gallegos». «Enhorabuena a Alberto Núñez Feijóo y al PP de Galicia por la cuarta mayoría absoluta que premia su brillante gestión y entrega a los gallegos. Y a Carlos Iturgaiz y a PP+Cs por liderar el constitucionalismo en el País Vasco y defender la libertad, la igualdad y la unidad nacional», ha declarado Casado en un mensaje en su cuenta de Twitter, que ha recogido Europa Press.

Apoyo a Casado

Fuentes populares recuerdan que Feijóo jugó un importante papel en la victoria de Casado

En Galicia, con más del 98% escrutado, Feijóo ha logrado 42 escaños y 614.000 votos, el 48,06%, que le permitirá gobernar de nuevo con una holgada mayoría absoluta. Los ‘populares’ se distancian de la segunda fuerza, el BNG, que ha triplicado sus resultados con respecto a 2016 hasta lograr 19 escaños, por encima de los socialistas, que pasan a ser terceros con 14 escaños (los mismos que hace cuatro años). De esta forma, Feijóo iguala el récord de Manuel Fraga, presidente fundador del PP.

¿A Madrid?

La precipitación del proceso de renovación del PP tras prosperar en 2018 la moción de censura a Mariano Rajoy y el «compromiso» con Galicia para cuatro años fueron los argumentos oficiales para no entrar en la carrera sucesoria. Pero esa decisión no le restó, tiempo después, capacidad de influencia en las filas populares, donde su renuncia a intentar tomar las riendas de la dirección nacional le ha permitido seguir siendo el barón con mayor fortaleza electoral y, por extensión, voz autorizada en el partido. Fuentes populares recuerdan que el PP de Núñez Feijóo jugó un papel importante en la victoria de Pablo Casado en la votación final del congreso en el que Soraya Sáenz de Santamaría fue derrotada. Sin embargo, y aunque así se esperó hasta el último momento, él nunca llegó a pronunciarse en público. Desde entonces, representa a la corriente interna que aboga por no abandonar la centralidad, por no caer en una oposición exacerbada ni entrar en disputa con Vox. Así lo puso de manifiesto tras las elecciones generales de abril del año pasado, cuando la formación se desplomó hasta los 66 escaños y los sectores más moderados diagnosticaron un desplazamiento del discurso a la derecha.

Aunque la oposición en Galicia le reprocha «aparentar» lo que no es y le comparan con Alberto Ruiz-Gallardón, Nuñez Feijóo abogó en aquella resaca electoral por atornillarse al centro. Le ha salido bien.