domingo. 03.07.2022

El fiscal suizo Bertossa marca el paso con la recepción de nuevos indicios contra el emérito

La investigación abierta en verano de 2018 por el fiscal del Cantón de Ginebra, Yves Bertossa, para indagar los movimientos bancarios de la fundación panameña Lucum, administrada por Juan Carlos I, marca el paso de las pesquisas que llevan a cabo en España sus colegas del Tribunal Supremo

El fiscal ginebrino dirige el examen de los depósitos del rey emérito en suelo suizo. Lo hace por los indicios acumulados de un presunto cohecho internacional y estudia si el delito pudo ser continuado en el tiempo.

De momento, Bertossa no ha llamado a declarar al anterior monarca, pero el viaje realizado a Madrid a principios de julio para reunirse con el equipo del fiscal Juan Ignacio Campo no solo supuso un intercambio de información, sino de estrategias para llevar ambas investigaciones a puerto.

Las dos líneas de trabajo de Bertossa que más indicios están acumulando se refieren al rastreo de los movimientos contables de la fundación Zagatka, administrada por Alvaro de Orleans-Borbón, y el descubrimiento de un patrón entre los viajes del rey emérito a países como Arabia Saudí, Dubai, Kuwait o Baréin, y los ingresos posteriores de dinero que se realizaron durante años en las cuentas vinculadas en al menos tres bancos suizos.

Sobre Zagatka, que abonó más de ocho millones al anterior Jefe del Estado y a Corinna Larsen en viajes privados y estancias, se examinan dos cuentas en bancos suizos en las que figuran salidas en metálico a otros países. Orleans-Borbón, sin embargo, no aparece como investigado.

Además, el fiscal ginebrino ha solicitado un informe al Instituto Suizo de Derecho Comparado para determinar si hubo un abuso en el uso de fondos públicos por parte de Arabia Saudí en la "donación" de los 100 millones de dólares en 2008 a una cuenta de Juan Carlos I.

El fiscal suizo Bertossa marca el paso con la recepción de nuevos indicios contra el...
Comentarios