domingo. 03.07.2022

Garzón se aferra al ministerio y considera un «bulo» las críticas

El ministro asegura que sus declaraciones fueron en defensa de la ganadería extensiva
                      El ministro de Consumo, Alberto Garzón. RAQUEL MANZANARES
El ministro de Consumo, Alberto Garzón. RAQUEL MANZANARES

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, da «por hecho» que acabara la legislatura en el cargo y como parte del Gobierno pese a la polémica generada por sus declaraciones sobre el sector cárnico español y las macrogranjas. Así lo expresó Garzón en una entrevista publicada este domingo por El Periódico de España, en la que ha incidido en que la polémica por sus declaraciones al diario británico The Guardian forma parte de una «mentira promovida por el lobby cárnico que las derechas impulsan por intereses partidistas» y de cara a las elecciones del 13 de febrero en Castilla y León.

«No les va a salir nada bien esta jugada, porque el modelo de las macrogranjas está ampliamente cuestionado en el mundo rural», señaló al respecto, para arremeter contra el PP y el candidato del mismo en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco —actual presidente de la Junta—, por «ofrecer bulos, recortes en la sanidad y macrogranjas», unas cuestiones que, a su juicio, es bueno debatir para que la gente se dé cuenta de la estrategia de «mentiras» de los ‘populares’. «Espero que eso tenga una respuesta en las urnas», ha confiado.

El titular de Consumo condenó así que se haya construido un «bulo» alrededor de sus declaraciones que forman parte de una «línea de trabajo» y «no son producto de una manifestación específica». Y es que el Gobierno, recordó, trabaja para hacer frente a la emergencia climática, un área en el que las macrogranjas tienen un impacto «sobradamente documentado» que debe «frenarse en seco» apostando por la ganadería extensiva.

«Estamos firmemente convencidos de la necesidad de abordar esta temática», manifestó. Asimismo, indicó que no se siente «solo» y se encuentra «cómodo» trabajando dentro de la línea estratégica del Ejecutivo, en el que, reconoció, «puede haber discrepancias».

Garzón criticó así el «intento general» de las derechas de «caricaturizar el problema» diciendo que el problema de las macrogranjas se trata de una «cosa de urbanitas frente al mundo rural» cuando son los habitantes en estas zonas «los más afectados».

Sobre algunos de los comentarios de miembros del PSOE respecto a la polémica, el ministro afirmó que «no comparte» el «estilo comunicativo» del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page. «Hace unas semanas su Gobierno impulsó una moratoria a las macrogranjas y la elogié. Si ahora ha cambiado de opinión y defiende las macrogranjas, es una pena, pero serán ellos los que deben responder por qué se produce este tipo de cambios», apostilló.

El titular de Consumo aplaudió, por otra parte, el «amplio respaldo» de Podemos, en el que, precisó, ha visto «indignación» por la «mentira descarnada que se ha difundido»: «Yo dije que hay que defender a la ganadería extensiva y que hay que frenar las macrogranjas. Y lo lobbys cárnicos, las derechas y algún medio han intentado hacer creer que era un ataque a la ganadería».

Garzón se aferra al ministerio y considera un «bulo» las críticas
Comentarios