sábado 24/10/20

La gestión de la desescalada no pasa factura al PSOE

El PSOE no acusa el desgaste por la gestión de la desescalada y mantiene una amplia ventaja sobre el PP, según el último barómetro del CIS. Los socialistas conservan el 31,2% de la intención de voto, una décima más respecto al estudio de mayo y 3,2 puntos por encima de su resultado el 10-N. El partido de Pedro Sánchez sigue a once puntos de distancia de los populares, que, por el contrario, pierden tres décimas en el último mes y se quedan en el 20%, sin rentabilizar su estrategia de oposición durante la epidemia. El porcentaje es similar al que obtuvieron el pasado noviembre en las urnas (20,8%).

Vox recupera posiciones y vuelve a ser tercera fuerza con el 12,5% de los sufragios, aunque no logra los resultados de los últimos comicios, cuando se hizo con el 15,8% de los votos. El partido de Santiago Abascal se coloca por delante de Unidas Podemos, con el 11,4% de la intención de voto, que apenas desciende una décima respecto al estudio anterior, pero sí acusa el desgaste por la crisis del coronavirus. En febrero, el pronóstico de José Félix Tezanos le concedía al socio de coalición del PSOE el 13,6% de los apoyos, dos puntos más que ahora. Además, seguiría estando en la actualidad 1,5 puntos por debajo de su resultado en las generales.

Ciudadanos, con el 9,4%, experimenta un retroceso de 1,1 puntos pero logra dejar atrás los malos registros de marzo (7,2%) y abril (7,6%). El viraje de los liberales desde la llegada de Inés Arrimadas y su vuelta hacia el centro del tablero político comienza a dar sus frutos: está casi tres puntos por encima de su pésimo resultado el 10-N, donde solo obtuvo el 6,8% de las papeletas.

La suma de las fuerzas de izquierda, PSOE, Unidas Podemos y Más País, obtendría el 43,9% de la intención de voto, mientras que entre PP, Vox y Ciudadanos llegarían al 41,9%.

El estudio del CIS se efectuó entre el 1 y el 9 de junio, en plena desescalada y mientras el Congreso trabaja en los planes de reconstrucción económica y social y con un clima de crispación política. La subida de decibelios en el debate parlamentario ha sido penalizado por los ciudadanos, que suspenden a todos los líderes políticos. Salvo Pablo Iglesias, el resto de dirigentes empeoran su nota respecto al mes anterior. Aun así, el presidente del Gobierno sigue siendo el mejor valorado y roza el aprobado, pero cae respecto al mes pasado a un 4,9. Le siguen Inés Arrimadas, con una nota de 3,9, el vicepresidente segundo con un 3,7 y Pablo Casado un 3,4. El peor valorado es Santiago Abascal, que tan solo obtiene un 2,3.

El barómetro refleja también la intención de voto para las elecciones autonómicas gallegas y vascas, donde se revalidarían como primeras fuerzas el PP y el PNV, respectivamente. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, sumaría el 38,7% del respaldo mientras que Iñigo Urkullu obtendría el 39,3%, siempre según la ponderación de voto más simpatía. La segunda plaza en Galicia estaría en disputa entre el PSOE y el BNG, con un 18,6% frente a un 17,6%. Mientras que Galicia en Común sacaría solo un 4% y Vox y Ciudadanos se vuelven a quedar a las puertas con un 0,6 y un 0,5%, respectivamente.

En Euskadi, la segunda fuerza sería EH Bildu, con el 12,9% de intención de voto, seguido del PSE, con el 11,3% y Elkarrekin Podemos, con el 8,4%. La coalición de PP y Ciudadanos se quedaría en la cuarta posición con el 2,9% mientras que Vox apenas obtendría el 0,7%.

La gestión de la desescalada no pasa factura al PSOE
Comentarios