sábado. 28.01.2023
La tolerancia del Gobierno de Gibraltar a los buques basura quita efectividad real a la iniciativa española de prohibir que los barcos monocasco con mercancías peligrosas atraquen en sus puertos. Los mismos buques que Espña condena al ostracismo marítimo terminan atracados en el Peñón o fondeados en sus aguas, por lo que cualquier episodio de contaminación afectaría de igual forma a las costas españolas. Este conflicto diplomático y marítimo se puso el lunes de manifiesto con el represivo final que el Gobierno de Peter Caruana dio al abordaje por parte de activistas de Greenpeace al monocasco Vemamagna, fondeado en la bahía de Algeciras. España pide explicaciones Por su parte el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, calificó ayer de «hecho deleznable» la actuación de la policía gibraltareña en la que ayer detuvo a varios periodistas y ecologistas por su acción contra el Vemamagna. El vicepresidente del Ejecutivo recordó que España presentó ayer una protesta formal ante el Reino Unido por la actuación de los policías gibraltareños, al considerar que la detención de esas personas y la agresión física a alguna de ellas fue «lamentable». Rajoy subrayó la importancia de que todos los países de la UE, «incluido el Reino Unido», adopten las medidas comunitarias previstas para la seguridad marítima.

Gibraltar resta efectividad a las medidas contra los monocasco
Comentarios