martes 11/8/20

El Gobierno avanza que no moverá un ápice su posición tras el 27-S

Tras vagar por el mundo de las nacionalidades, el Gobierno ha vuelto a sus orígenes, a un escenario en el que la independencia será imposible y, por tanto, los secesionistas no tendrán que reivindicar la ciudadanía española para los catalanes. La vicepresidenta del Gobierno dejó entrever ayer que, por lo tanto, en este marco, los resultados del 27-S no harán variar ni un ápice la posición que viene manteniendo el Ejecutivo. El día después de las elecciones, desde la Moncloa se seguirá colaborando con la Generalitat, pero todo movimiento ilegal será recurrido ante los tribunales.

En la rueda de prensa celebrada tras el Consejo de Ministros, Soraya Sáenz de Santamaría advirtió a quienes plantean la ruptura unilateral con España de que sus esfuerzos serán en vano. En primer lugar, porque, a su juicio, los líderes internacionales no están dispuestos a reconocer una Cataluña independiente. Y en segundo lugar, porque a medida que la Generalitat avance en la consolidación de nuevas estructuras de Estado, el Ejecutivo impugnará cada decisión ante el Tribunal Constitucional.

El Gobierno avanza que no moverá un ápice su posición tras el 27-S