martes. 05.07.2022

El Gobierno se cierra a dar concesiones a sus socios con la reforma laboral

Félix Bolaños deja claro que la nueva norma no tiene por qué tramitarse como proyecto de ley y evita especulaciones
                      El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. JAVIER LIZÓN
El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. JAVIER LIZÓN

El ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha señalado este martes que la convalidación de la reforma laboral en el Congreso no tiene por qué tramitarse como proyecto de ley y, después de conocer que el PP votará en contra, ha asegurado que no quieren que el texto se someta a modificaciones porque «se trata de un acuerdo entre empresarios y sindicatos». «Nosotros no queremos que esa norma sufra ninguna modificación porque se trata de un acuerdo entre empresarios y sindicatos, que tiene equilibrios, es lo que hace singular a esta norma. No es un proyecto de ley del Gobierno, es un proyecto de ley que deriva de un acuerdo entre empresarios y sindicatos», ha trasladado Bolaños en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, al ser preguntado acerca de si el Gobierno se abre a introducir modificaciones.

Sobre la convalidación en el Congreso, Bolaños ha detallado que «no tiene por qué tramitarse como proyecto de ley». «La convalidación se puede votar a favor del texto y así convalidar la vigencia que la reforma laboral ya tiene en este momento», ha añadido.

El titular de Presidencia ha explicado que el plazo para convalidar la reforma laboral es hasta el día 7 de febrero. «Queda tiempo», ha añadido, al tiempo que ha señalado que es «absolutamente de sentido común» que se apruebe por parte del Congreso «un acuerdo social con la importancia que tiene esto entre los empresarios y los sindicatos».

Asimismo, se ha pronunciado en los mismos términos que lo hizo la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, hace unos días y ha advertido que quien vote en contra de la reforma laboral «tendrá que explicarlo bien a sus votantes» porque estará votando a favor de que «siga el marco laboral del PP». «Nosotros tenemos la sensación de que empezamos el año con los deberes hechos con nota», ha enfatizado el ministro socialista, que ha argumentado que no solo han aprobado la reforma laboral, sino también la reforma de las pensiones «que garantiza el modelo» y que, además, el 2022 empieza con Presupuestos Generales del Estado con «la mayor partida de inversión y gasto social».

Acerca del voto en contra que ya adelantó ayer el portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, el ministro ha señalado que esta negativa «antepone los intereses partidistas». Además, ha apuntado que «hay otros dirigentes del PP que no entienden la decisión de la dirección del partido» de Casado.

Sin unanimidad

La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, ha asegurado este martes que la reforma laboral no tiene el «apoyo unánime» del ámbito empresarial, pese al acuerdo del Gobierno con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

En esta línea, ha pedido en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, no «sustituir» la capacidad legislativa de los partidos políticos por el diálogo social con sindicatos y la patronal al tiempo que ha afirmado que los términos que la CEOE «pone en su balanza» para apoyar la reforma laboral son «distintos» a las que tienen una formación con «obligación y responsabilidad» de legislar.

En este punto, Gamarra ha afirmado que el Partido Popular no ha mantenido conversaciones con la CEOE al ser cuestionada sobre si la patronal les ha insinuado que se abstuvieran en el debate parlamentario sobre la reforma laboral. «Cada uno tiene su libertad y su responsabilidades», ha sostenido. «Evidentemente a nosotros no nos vincula, como no puede ser de otra manera, porque solo nos vincula lo que es bueno para España y es en el camino que vamos a estar. La CEOE no es el Partido Popular, ni el Partido Popular es la CEOE», ha apostillado. Así, Gamarra ha trasladado el rechazo de su partido a la reforma laboral porque el PP «no puede estar ahí» si la legislación no va en la dirección, según explica, de reducir los costes laborales.

El Gobierno se cierra a dar concesiones a sus socios con la reforma laboral
Comentarios