domingo 16/1/22

El Gobierno y Esquerra acuerdan desligar la polémica ley audiovisual de los Presupuestos

Trasladan la negociación de la producción de las plataformas en las lenguas cooficiales al trámite parlamentario del proyecto
                      Pedro Sánchez conversa con la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ayer, durante el Pleno del Congreso. RODRIGO JIMÉNEZ
Pedro Sánchez conversa con la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ayer, durante el Pleno del Congreso. RODRIGO JIMÉNEZ

Todo apunta a que la sangre no llegará al río y que Esquerra Republicana respaldará en el Senado la aprobación de los Presupuestos, como ya hizo en el Congreso hace una semana. Los republicanos aceptaron desvincular las Cuentas Generales del Estado de sus demandas para la ley audiovisual, que se negociarán en el marco de las enmiendas al proyecto durante la tramitación parlamentaria en la Cámara baja.

Los Presupuestos para 2022 «van a salir (adelante) con toda seguridad», garantizó ayer el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, uno de los negociadores con Esquerra de los cambios en la ley audiovisual. Otra de las negociadoras, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, aseguró que las Cuentas «no corren ningún riesgo».

El ministro de la Presidencia señaló que van a buscar un «equilibrio» entre las pretensiones de sus aliados independentistas catalanes y los requerimientos de las grandes plataformas transnacionales. El objetivo del Gobierno, subrayó en Antena 3, es que España se convierta en un «hub (centro logístico) de producción audiovisual en todo el mundo».

El Gobierno sostiene, a pesar de las denuncias de Esquerra, que «nunca» trató de engañar a nadie con la ley audiovisual y actuó de «buena fe». El portavoz de los republicanos, aunque reconoció que la solución del conflicto está encaminada, no dibujó un panorama tan pacífico. Gabriel Rufián avisó de que «todos los escenarios siguen abiertos» y «no cerramos las puertas» a un veto a los Presupuestos en el Senado «si no se ha avanzado nada» en la negociación para incluir la cuota del 6% de producción en catalán en las plataformas de streaming.

Unas palabras corroboradas desde Barcelona por el líder de Esquerra, Oriol Junqueras, quien avisó de que «si no hay acuerdo en cosas muy importantes», en alusión a la producción audiovisual en las lenguas cooficiales, «es difícil que lo haya en otras». Junqueras, de todas maneras, aceptó que «hay posibilidades de llegar a un acuerdo» con el Gobierno.

Rufián insistió en tensar la cuerda hasta el último momento y no renunció a jugar la carta del Senado porque desde el momento en que los Presupuestos salgan aprobados de esa Cámara «la fuerza negociadora» de su partido «disminuye». Al PSOE, añadió, «si no se le fuerza, no cumple» los acuerdos.

El plazo para presentar los vetos en el Senado al proyecto de las Cuentas del Gobierno se cierra mañana al mediodía, y a pesar de las palabras desafiantes de Rufián, fuentes de Esquerra dieron casi por seguro que no habrá enmienda a la totalidad. Otra cosa, agregaron, es la presentación de enmiendas parciales que, si son aprobadas, obligarían a volver a debatir y votar en el Congreso los cambios con el consiguiente retraso en su aprobación definitiva para que entren en vigor el 1 de enero de 2022.

Podemos, socio minoritario del Gobierno, no quiso quedarse fuera de juego en esta negociación y su presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, defendió tesis más cercanas a Esquerra que a los socialistas. Abogó por la obligatoriedad de las cuotas en lenguas cooficiales para las plataformas transnacionales, en lugar de optativa, como ha puesto el Gobierno sobre la mesa en algún momento de la negociación. Si Francia, apuntó en Onda Cero, tiene fijada una cuota de 20% para a producción en francés, «nosotros también podemos subir esa cuota y dejar claro que no sólo afectará a las lenguas oficiales sino también a las cooficiales».

El Gobierno, al menos la vertiente socialista, da por superada la crisis sin descartar «sustos» de última hora. La Moncloa ha aplicado en este conflicto la metodología empleada con Unidas Podemos ante el desacuerdo sobre las devoluciones en caliente de inmigrantes en la ley mordaza. Ante la imposibilidad de acercar posturas, ambos socios aparcaron las diferencias y acordaron trasladar el debate a la reforma de la ley de extranjería.

TODO ZANJADO

Dirigentes socialistas señalaron que el conflicto de última hora con Esquerra no pasa de ser «una tormenta en un vaso de agua» porque desde el primer momento estaba claro que la aprobación de los Presupuestos no corría peligro a pesar del verbo inflamado de algunos dirigentes republicanos, incluido el propio presidente de la Generalitat, Pere Aragonès.

En la Moncloa siempre ha habido más preocupación por el distanciamiento del PNV. Hoy se reunieron en el Congreso los portavoces socialista, Héctor Gómez, y el de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban, para repasar la agenda de negociaciones. El Gobierno considera que, a pesar de que el PNV tiene menor peso numérico que Esquerra en el Congreso, su alianza es estratégica.

El ministro de la Presidencia lo describió ayer así : «El PNV para nosotros es un socio absolutamente esencial. Yo no sé cómo catalogarlos, si estratégico, si preferente, lo importante es que es esencial».

El Gobierno y Esquerra acuerdan desligar la polémica ley audiovisual de los Presupuestos
Comentarios