martes. 29.11.2022

El Gobierno insta a los barones del PSOE a no caer en la «espiral» de rebajas fiscales

Montero pide abrir un «debate sosegado» sobre los impuestos después de que el socialista Puig dinamitara su discurso
                      Alberto Núñez Feijóo con la Cámara de EEUU. CHEMA MOYA
Alberto Núñez Feijóo con la Cámara de EEUU. CHEMA MOYA

El primer presidente autonómico socialista en cruzar el puente fue, el martes, el valenciano Ximo Puig, pero ya hay otros, como el aragonés Javier Lambán, el castellano-manchego, Emiliano García-Page o la navarra María Chivite que amagan acometer una rebaja en el IRPF. En Canarias, el viceconsejero de Hacienda, Fermín Delgado, ya dijo hace semanas que trabajaba en esa dirección aunque el presidente Ángel Victor Torres enfriara ayer el asunto. Y en Cantabria, Miguel Ángel Revilla, advirtió a sus socios del PSOE de que «si la marea va por ahí» no se quedará fuera.

Es una cascada que erosiona el discurso del Gobierno, tremendamente crítico con las propuestas de deflactación del IRPF hechas hasta ahora por el PP. Y por ese motivo, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, pidió hoy a los barones no dejarse llevar por la «espiral» de los populares y abrir un «debate sosegado».

A ocho meses de las elecciones en las que la mayoría de presidentes se juega su continuidad, la necesidad de dar una respuesta a los ciudadanos que están viendo cómo la inflación merma día a día su capacidad adquisitiva apremia. Pero la ministra adujo, en los pasillos del Congreso, que precisamente por eso hay que mantener la «coherencia» y advirtió a las comunidades autónomas de que no tiene sentido renunciar con una mano a parte de la recaudación propia mientras con la otra se reclama más dinero al Gobierno para reforzar servicios sociales. Además, argumentó, que también para la UE será muy difícil de entender que España reciba 140.000 millones de euros en ayudas sufragadas con los impuestos de todos europeos al tiempo que baja impuestos a sus ciudadanos. Rebajas quirúrgicas Montero, que negocia con Unidas Podemos un paquete de subidas selectivas de impuestos —entre las que estarían el nuevo impuesto a las grandes fortunas, un incremento en el IRPF para las rentas de capital y fórmulas para llevar el tipo efectivo del impuesto de Sociedades que pagan las grandes empresas al 15% nominal— no negó que en algunos casos puedan reducirse impuestos. El Ejecutivo lo ha hecho en el último año, en el que ha rebajado el IVA de la luz y del gas. Pero insistió en que estas no pueden ser generalizadas.

El Gobierno recueda con insistencia que esa es ahora la doctrina de organismos como la OCDE, el BCE o el FMI. «Se desaconsejan bajadas masivas de impuestos, se aconseja que sean quirúrgicas, que se proteja a la población más vulnerable y que los que más tienen paguen más», remarcó la también secretaria general del PSOE.

La deflactación del IRPF no encajaría, admiten sin ambages fuentes gubernamentales, en ese criterio por más que la Generalitat valenciana insista en que su medida solo afectará a las rentas por debajo de 60.000 euros. En el Ejecutivo remarcan que la rebaja anunciada por Puig afecta a en torno al 97% de los ciudadanos y por lo tanto supondrá una merma importante en la recaudación.

A la espera de que el gobierno del presidente Ximo Puig aclare cómo articulará su iniciativa, ven imposible que el efecto sea neutro para las arcas públicas por más que se hable de un incremento de tipos para las rentas superiores a lo citados 60.000 euros.

La opinión de González

El expresidente del Gobierno Felipe González ha trasladado este miércoles que lo verdaderamente importante es hacer una reforma fiscal para equilibrar las cuentas en España y no tanto si el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, baja el IRPF. «Hasta que no hablemos de eso lo demás no importa», ha sentenciado.

Así se ha pronunciado el expresidente socialista en declaraciones a los medios durante el acto de presentación del archivo sonoro de la Fundación Felipe González en el Ateneo de Madrid, en el que ha subrayado que hay que afrontar «seriamente» cómo se van a cubrir los «cinco o seis» puntos de diferencia entre el gasto y los ingresos en la economía española.

Sin embargo, sobre las medidas que ha llevado a cabo Ximo Puig para bajar el IRPF, en contracorriente de la política fiscal del Gobierno, el expresidente socialista ha indicado que le parece un movimiento «como mínimo curioso».

El Gobierno insta a los barones del PSOE a no caer en la «espiral» de rebajas fiscales
Comentarios