viernes. 27.01.2023

Nada ha cambiado tras la primera sentencia del Tribunal Supremo que, en aplicación de la ley del ‘solo el sí es sí’ rebajó la semana pasada en un año la pena que habría impuesto a los dos jugadores de la Arandina condenados por agresión sexual a una menor, a pesar de suprimir una atenuante analógica que les fue aplicada en su momento por el TSJ de Castilla y León.

El Gobierno, que esperaba esa decisión del alto tribunal como agua de mayo para cerrar un capítulo que le resulta especialmente espinoso y comprometedor para su discurso feminista, vio cómo sus esperanzas se hacían añicos.

El debate ha vuelto al terreno político y el Ejecutivo sigue pidiendo tiempo para evaluar si es o no necesario reformar la norma impulsada por el Ministerio de Igualdad.

Pedro Sánchez se resiste a hacerlo y, al menos de momento, se muestra dispuesto a aguantar el desgaste del continuo goteo de revisiones judiciales, que ha dejado ya en libertad a 13 condenados

El Gobierno pone sordina al debate interno sobre la reforma de la ley del ‘solo sí es sí’
Comentarios