viernes 20/5/22

El Gobierno promete medidas contra delitos homófobos porque «el problema existe»

Marlaska dice que desconocía las dudas policiales sobre la denuncia de Malasaña y pide que no se banalice con el tema
Pedro Sánchez saluda al presidente del Principado, Adrián Barbón, ayer en Asturias. ELOY ALONSO

El Gobierno pondrá en marcha «medidas e instrumentos» para frenar el incremento de los delitos de odio hacia las personas LGTBI porque defiende que la denuncia falsa que presentó un joven en Madrid sobre una agresión que nunca existió no debe servir para banalizar la realidad del aumento de estos delitos un diez por ciento en el último año.

Tanto el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, como su portavoz, Isabel Rodríguez, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y la titular de Derechos Sociales, Ione Belarra, lanzaron ayer mensajes contundentes de la preocupación del Gobierno sobre el aumento de agresiones homófobas.

Por eso Moncloa mantiene la convocatoria de la comisión de seguimiento del plan de lucha contra los delitos de odio, que el propio Sánchez convocó de urgencia tras una denuncia de una supuesta de agresión homófoba en Madrid sufrida por un joven de 20 años que admitió finalmente a los agentes que no existió, sino que mantuvo relaciones consentidas.

«Esa denuncia falsa no puede impedir describir lo que es verdad. La realidad que sufren, por desgracia, personas de distintas orientaciones sexuales», señaló Pedro Sánchez, que en Gijón reiteró el «compromiso» del Gobierno para con «la tolerancia, el respeto y la diversidad».

Sobre esta denuncia falsa también se pronunció Marlaska para pedir no banalizar los delitos de odio y descartar su dimisión: «Yo la única responsabilidad que asumo es la de seguir trabajando, y lo que me preocupa mucho es que, ante un acontecimiento como éste, parece ser que todo el mundo olvida que se han incrementado los delitos de odio en el último año en un diez por ciento».

El ministro ha negado que contara con información del cambio de declaración del joven. «Evidentemente, me enteré ayer a media tarde (por el miércoles), cuando declaró el denunciante, que modificó su declaración, y buena prueba de ello es que inmediatamente el propio Ministerio dio la noticia y expuso lo que había acontecido en el desarrollo de la investigación», aseguró.

Desde el PP, sin embargo, su líder, Pablo Casado, pidió la dimisión del ministro por usar la supuesta agresión para atacar otros partidos y acusó a Sánchez de hacer un uso «partidista» de la comisión de seguimiento del plan de lucha contra los delitos de odio. «Marlaska no puede seguir porque ya llueve sobre mojado», señaló Casado, que defendió que es la segunda vez que el Gobierno usa agresiones para atacar a otros partidos, pues a su juicio también lo hizo en la campaña electoral de la Comunidad de Madrid con las cartas amenazantes que recibieron varios políticos.

la fiscalía decidirá

Fuera del terreno político, la Policía Nacional ya envió al juzgado el atestado completo de la investigación y será la Fiscalía quien decida si le imputa simulación de delito. La causa está pendiente de reparto entre los juzgados de instrucción de Madrid, según han informado a Efe fuentes jurídicas, pero en todo caso tendrá que ser la Fiscalía la que decida si impulsa la acción contra él por simulación de delito, siempre y cuando no se persone en la causa ninguna acusación popular. En caso de no pedir la imputación del individuo, el caso se archivará, según estas mismas fuentes.

La simulación de delito, tipificada en el artículo 457 del Código Penal, contempla una multa de seis a doce meses de cárcel para la persona que, ante algún funcionario, «simulare ser responsable o víctima de una infracción penal o denunciare una inexistente, provocando actuaciones procesales». Las asociaciones LGTBI han insistido en no poner el foco en este caso sino en la realidad que sufre el colectivo, con un repunte de las agresiones en el primer semestre, aseguran desde Cogam, de más de un 40%. Admiten el daño que hace la falsa denuncia porque puede generar a la opinión pública la idea de que el problema «no es grave». «El joven ha cometido un error», indicaron.

El Gobierno promete medidas contra delitos homófobos porque «el problema existe»
Comentarios