jueves 1/10/20

El Gobierno quiere sellar la polémica sobre Ábalos sin aclarar interrogantes

El PP eleva a la UE la cita con la vicepresidenta de Venezuela y pide una comisión de investigación
Ábalos, Cristina Narbona, Sánchez y Adriana Lastra ayer, en la Ejecutiva Federal del PSOE.

Gobierno y PSOE salieron ayer en tromba a respaldar a José Luis Ábalos en la polémica por su encuentro con la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez. Desde el Ejecutivo se intentó minimizar el alcance del debate, pero la situación es delicada. «No hay crisis», «serpiente de verano en invierno», «buscar tres pies al gato», «se han dado todas las explicaciones», «falsa polémica», «anécdota». Ministros y dirigentes socialistas recurrieron al repertorio de frases relativizadoras para sepultar una controversia de cinco días que eclipsa su actividad.

Cero autocrítica, defensa a ultranza del ministro e intento de reducir su exposición pública. El PSOE trata de pasar página como sea de lo que empezó como un enredo y que amenaza con convertirse en la primera crisis de un Gobierno con solo dos semanas de vida. Ábalos, portavoz de las reuniones de la comisión ejecutiva socialista, fue reemplazado ayer por la presidenta del partido, Cristina Narbona, para evitar el bombardeo de preguntas.

Como suele ocurrir, se buscó al enemigo exterior y Narbona culpó «a la derecha que no admite la derrota» electoral y busca «agendas ficticias» de problemas que no interesan a los ciudadanos. Ábalos, subrayó, ha dado «todas las explicaciones». Le faltó decir «y punto».

El ministro guardó ayer silencio después de asegurar en la Sexta que había hecho «un servicio al país».

Para el Gobierno, por tanto, la polémica está zanjada. Pero no lo ven así PP y Cs. Los populares han elevado el asunto a la UE. El viernes, dirigieron un escrito al Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, en el que preguntan si el paso de la dirigente de Venezuela por España supone un «incumplimiento flagrante» de las sanciones impuestas por las instituciones comunitarias al régimen chavista.

Esta iniciativa quedó enmarcada en una nueva ofensiva parlamentaria contra el Ejecutivo. En primer lugar, el PP solicitó en el Congreso, junto a Ciudadanos, una comisión de investigación.

Pero en el texto también piden revisar algunas «informaciones sobre posibles pagos millonarios del régimen chavista a Raúl Morodo», embajador de España en tiempos de Zapatero. Ninguno de los dos grupos cuenta, en todo caso, con mayoría para sacar adelante la propuesta en el Congreso

El Gobierno quiere sellar la polémica sobre Ábalos sin aclarar interrogantes