viernes 25/9/20

El Gobierno urge a tener unos presupuestos y confía en contar con el apoyo del PP

Montero pide compromisos para tener unas cuentas que «cristalicen» las prioridades de reconstrucción
La ministra portavoz, María Jesús Montero, tras el Consejo de Ministros. FERNANDO ALVARADO
La ministra portavoz, María Jesús Montero, tras el Consejo de Ministros. FERNANDO ALVARADO

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha urgido este martes a contar con unos presupuestos que permitan «cristalizar» las prioridades de reconstrucción tras la pandemia del Covid-19 y en los que espera contar con el apoyo del PP.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Montero ha reconocido que el Gobierno tiene por ahora la «disposición» de un conjunto de fuerzas políticas de negociar pero no expresiones «inequívocas» de apoyo. Los Presupuestos Generales del Estado, ha insistido, son clave, la herramienta «más efectiva» para «cristalizar» las prioridades de reconstrucción del país. «Si no tenemos cuentas publicas, podremos tener buenas voluntades pero no serán realidad», ha apuntado Montero que ha señalado que la mano al PP sigue tendida y ha expresado su deseo de que «no se autoexcluya ni ponga líneas rojas».

Ayudas de la Unión Europea

Montero ha reconocido que para comenzar a negociar las cuentas públicas de cara a 2021 se necesita saber cuantías y términos - transferencias o préstamos- de la ayudas de la UE, así como unas previsiones más ajustadas de la caída del PIB para este año. «Ahí empezaremos a trabajar con las formaciones políticas», ha señalado Montero. Este país, ha expuesto, necesita que los principales partidos se pongan de acuerdo para tener unas cuentas públicas «cuanto antes» para que en 2021 «haya creación de empleo, acceso a servicios públicos de calidad y que el tejido productivo siga creciendo». «La oferta esta encima de la mesa y ojalá la respuesta del PP sea en términos positivos», ha concluido.

Pedro Sánchez no ha querido dar pistas de cuándo han sido sus últimas conversaciones con el líder del PP, Pablo Casado, pero sí ha señalado que éste ha hablado de él en términos muy duros. Con todo, tampoco cree que los ‘populares’ estén capitalizando su estrategia de oposición. Ahora, en la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados, confía en sacar adelante distintas resoluciones con distintos socios parlamentarios en función de los temas.

Pese a insistir en que el riesgo de la enfermedad de Covid-19 no ha pasado, encara ahora un mes de julio que él mismo define como muy político y con el foco puesto especialmente en la negociación del fondo europeo de reconstrucción que es, además, clave para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado en España.

El jefe del Ejecutivo quiere un acuerdo europeo en el mes de julio y espera que sea posible, aunque asume que tal vez no se produzca en el Consejo Europeo de los días 17 y 18. Entre los asuntos aún en discusión están la proporción de transferencias y de préstamos -en la propuesta de la Comisión 500.000 millones de euros se destinan a transferencias y 250.000 a préstamos-- y la clave de reparto entre los socios.

En cuanto a la condicionalidad de las ayudas, el Gobierno español lleva tiempo insistiendo en que estará ligada al Programa Nacional de Reformas que es evaluado cada seis meses en el llamado ‘semestre europeo’ y no ve razonable que las reformas deban recabar el visto bueno unánime del Consejo de la UE, como reclama, por ejemplo, Países Bajos.

Sobre los Presupuestos para 2021 planea también el clima preelectoral en Cataluña, con unas elecciones autonómicas aún sin fijar. En la agenda del mes de julio se mantiene también, aunque sin fecha, la conferencia de presidentes autonómicos de manera presencial, después de las 14 citas virtuales durante el estado de alarma.

Por último Pedro Sánchez reconocía lo dura que ha sido la gestión de la pandemia, pero quiere lanzar el mensaje de que la coalición de gobierno está hoy en día más soldada y consolidada, como consecuencia del coronavirus pero también de la estrategia de acoso y derribo que, a su modo de ver, ha sufrido por parte de la derecha.

El Gobierno urge a tener unos presupuestos y confía en contar con el apoyo del PP