martes. 28.06.2022

Justo el día que expiraba el plazo que le dio la justicia para ejecutar la sentencia que le obliga a impartir el 25% de las clases en español en todos los centros públicos y concertados, el Govern movió ficha. La Consejería de Educación envió a las escuelas instrucciones en materia lingüística, tal y como pedía el TSJC, para adaptarse a la sentencia sobre el castellano. Además, informó a la justicia sobre estas indicaciones, le dio cuenta de la aprobación de un decreto y le avanzó la próxima validación de una ley.

No obstante, el consejero catalán de Educación, Josep González-Cambray, evitó confirmar si está obedeciendo o no a la justicia. Se limitó a decir que el Gobierno catalán está alejando a los tribunales de las escuelas y está actuando de «escudo» para los docentes como «máximo responsable legal». Será la justicia la que tendrá que determinar si el Govern cumple la sentencia sobre el 25% de español con el mero envío de las instrucciones y con la aprobación del nuevo marco normativo.

Está por ver, ya que ninguna de las directrices enviadas a los centros dice que tienen que impartir el 25% de las clases en español. Es decir, la Generalitat no requiere formalmente a las escuelas a que al menos una de las asignaturas troncales, como matemáticas por ejemplo, se han de enseñar en lengua castellana, como establece la sentencia. Es más, la circular enviada a los centros proclama la «inaplicación de parámetros numéricos, proporciones o porcentajes en la enseñanza y el uso de las lenguas». Y además, el Govern avisa a los profesores que «no pueden optar por un uso de la lengua diferente al previsto en cada proyecto lingüístico».

Cierra, por tanto, la puerta a que los docentes partidarios de cumplir estrictamente el 25% de español en las aulas puedan hacerlo.

El Govern ordena a las escuelas catalanas obviar el 25% de español que exige el TSJC