miércoles. 06.07.2022

«Tengo una escopeta y os voy a matar a todos». Rafael gritaba estas amenazas a las puertas de su casa, en la calle san Cristóbal del municipio pacense de Los Santos de Maimona. Hacía días que sus dos hermanos, Kikín y Antonio, no daban señales de vida. Rafael llegó a blandir una horca de heno para alejar a los curiosos y los miembros de las fuerzas de seguridad que se agolpaban cerca de su casa. Al final los agentes lo apresaron el jueves y encontraron por la noche los dos cadáveres, que presentaban signos de violencia, en el interior de la vivienda. Detenido por resistencia y desobediencia a la autoridad, el hombre, de 61 años, está acusado del doble fratricidio. Las víctimas y Rafael vivían en la casa familiar, que era de sus padres, y habían protagonizado algún altercado con los vecinos.

Desde el miércoles, la directora del centro del día no tenía noticias del paradero de Kikín y Antonio, adonde acudían regularmente para comer y recoger la cena. Sufrían alcoholismo y habían padecido depresiones. La Guardia Civil se enteró de la ausencia de los hermanos, de 64 y 68 años, por boca de la policía local. Fue entonces cuando agentes del instituto armado acudieron a la casa de los desaparecidos, donde se encontraba el hermano menor, Rafael, de 61 años, que los recibió con primero con hostilidad y luego con una violencia manifiesta, consecuencia de sus trastornos psiquiátricos.

La Guardia Civil detiene a un sospechoso de matar a sus dos hermanos a tiros
Comentarios