lunes 23/5/22

A juicio del juez, «siempre se podrá aducir que cualquiera puede tener errores en su labor profesional, pero todos los funcionarios intervinientes y a la vez, no. No al menos errores de esta envergadura. Ninguno de ellos tenía nada contra la niña ni a favor del educador».

«Desde el punto de vista de la investigación, en modo alguno puede soslayarse que una manera de proceder como la hasta ahora descrita por parte de los funcionarios tuviera que ver con decisiones de la máxima responsable de la Conselleria en la que trabajaban o de la que dependían todos ellos». Y añade el instructor: «Haciendo caso omiso, de hecho, a la niña, incluso desacreditándola, el beneficiario directo del proceder de los funcionarios era el marido de Oltra».

El juez expone también que «no puede negarse que los hechos afectaban de forma muy relevante a Mónica Oltra no solo en el plano personal, como es obvio, sino también en el plano de sus responsabilidades políticas, ante la carencia de cualquier protocolo en la Conselleria para proceder en supuestos tan graves como el del abuso sexual continuado de una niña tutelada y en tanto que, por esta actuación de los funcionarios a su cargo, no salieron entonces a la luz graves hechos, penalmente relevantes, atribuidos a su marido». El juez retoma en su escrito: «Qué habría pasado si hubiera actuado de otro modo». Y responde: «No hubiera ocurrido nada, porque a eso ya se dedicaba quien por Ley tiene encomendada esa función».

«Los hechos afectaban de forma muy relevante a la vicepresidenta»
Comentarios