domingo 28/2/21
Tras la tragedia

El hermano del cura fallecido en la explosión de Madrid: "Fue un milagro despedirme"

Expertos comprueban los daños ocasionados tras la explosión registrada ayer en el número 98 de la calle Toledo. J.J. GUILLÉN
Expertos comprueban los daños ocasionados tras la explosión registrada ayer en el número 98 de la calle Toledo. J.J. GUILLÉN

El sacerdote Pablo Pérez Ayala, hermano del cura que falleció como consecuencia de la explosión del edificio parroquial situado en el número 98 de la calle Toledo de Madrid, comenta que fue "un milagro" haber podido despedirse de él antes de morir en el hospital, donde "llegó vivo y luchó sin parar".

En una entrevista con Efe, Pérez Ayala dice que no tenía ni idea de que las calderas del edificio siniestrado tuvieran algún problema y añade que todo esto se aclarará en la investigación judicial.

El sacerdote Pablo Pérez de Ayala, hermano de Rubén, el cura que murió por la explosión del edificio. EMILIO NARANJOEl sacerdote Pablo Pérez de Ayala, hermano de Rubén, el cura que murió por la explosión del edificio. EMILIO NARANJO

El sacerdote asegura que reza por las cuatro víctimas de este accidente: su hermano Rubén, de 36 años; su amigo, David Santos, de 35 años, un feligrés que fue al edificio a intentar ayudar después de que la calefacción dejara de funcionar y detectar olor a gas; Javier, un albañil de 45 años, de La Puebla Amoradiel (Toledo) que trabajaba en el edificio de enfrente, y Stefko Ivanov, de nacionalidad búlgara y 46 años que en ese momento estaba en la calle.

Pérez Ayala explica que se enteró de la explosión cuando estaba en su casa a través de una llamada de teléfono.

Salió corriendo hacia el lugar del accidente, pero no pudo acceder a la zona de la Parroquia de la Virgen de la Paloma y permaneció en las proximidades, donde se encontró con los padres de Sara, la viuda de David Santos, y estuvieron "juntos todo el tiempo rezando".

Detalla que en un primer momento se quedaron "en cierto modo tranquilos" porque les dijeron que Rubén había salido del edificio parroquial por su propio pie con quemaduras en la pierna y en la tripa, pero "luego resultó que había salido solo arrastrándose, nadie sabe cómo".

"Rubén tendría que haber llegado muerto al hospital por una serie de heridas que tenía, pero que llegó vivo y luchó sin parar", apunta.

Pérez Ayala relata que, en el hospital, estuvo esperando alrededor de dos horas para poder darle la unción de los enfermos a su hermano.

EMILIO NARANJOEMILIO NARANJO

"Puede que rezara mil Avemarías sin parar", para poder pasar a verlo, afirma el sacerdote, quien considera que fue "un milagro" que la familia haya podido despedirse de Rubén, arroparlo y darle un beso.

Rubén acababa de comenzar su carrera como sacerdote en la parroquia hacía tan solo siete meses y fue formado y ordenado en el Redemptoris Mater, que pertenece al movimiento conservador Camino Neocatecumenal, cuyos miembros son conocidos popularmente como los 'kikos' por su fundador, Kiko Argüello.

Asiduo visitante de la iglesia junto con su mujer y sus cuatro hijos, David tomó confianza con el sacerdote Rubén y durante un largo periodo de tiempo mantuvieron una estrecha amistad.

Ahora, las familias de Rubén y David están unidas "por una profunda amistad" fundamentada "en la fe en el Camino Neocatecumenal que nos sustenta a todos", señala Pérez de Ayala.

Recuerda que Rubén fue bautizado en Parroquia de la Virgen de la Paloma, donde también hizo la comunión y la confirmación, estuvo destinado como seminarista, ha sido diácono y presbítero desde hace siete meses.

"Rubén y yo hemos compartido habitación hasta que yo entré al seminario. Siempre nos hemos peleado y nos hemos reconciliado. Nos ha unido el vínculo del sacerdocio", agrega.

Precisa que aunque él es dos años menor que su hermano, entró dos años antes al seminario y Rubén se resistió a su vocación sacerdotal por no hacer lo mismo que su hermano pequeño, hasta que acabó aceptándola.

En este "tiempo de muerte", transmite a los afectados por la pandemia y por la explosión de la calle Toledo que "este sufrimiento se puede vivir con alegría" con la ayuda de la fe.

El hermano del cura fallecido en la explosión de Madrid: "Fue un milagro despedirme"
Comentarios