jueves. 08.12.2022

José Manuel Villarejo Gil, hijo del excomisario del mismo nombre, ha negado este martes haber colaborado con su padre para obtener información sensible en un proyecto de espionaje y ha asegurado que simplemente se limitó a entrar en una reunión para «conectar un cable» que no funcionaba.

Villarejo Gil ha sido el último en declarar en la décima jornada del juicio del caso Tándem que ha celebrado, en sesión de mañana y tarde, la Audiencia Nacional sobre tres presuntos trabajos de espionaje encargados al excomisario. Tras escuchar esta mañana al expolicía —que seguirá declarando el miércoles tras permitirle el tribunal que sólo lo haga por las mañanas— ha tomado la palabra su hijo, para quien la Fiscalía pide 14 años de prisión. Está acusado en relación al proyecto Pintor, presuntamente encargado por los hermanos Fernando y Juan Leocadio Muñoz para obtener información de una persona y su abogado, el juez inhabilitado Francisco de Urquía, después de que el primero se declarase insolvente en un procedimiento que también se dirigía contra Fernando.

En una breve declaración en la que únicamente ha accedido a contestar a su abogado, Villarejo Gil se ha desmarcado de la tesis de la Fiscalía y ha rechazado haber colaborado con su padre para proporcionar información sensible a los hermanos Muñoz. Sólo conocía a Juan por ser el marido de la periodista y haberles recogido en coche a ambos en una ocasión, según ha expuesto mientras iba contestando negativamente, una a una, a todas las preguntas que le formulaba su letrado sobre los pormenores del proyecto por el que está acusado.

De acuerdo con su versión, ni sabía quiénes eran las supuestas víctimas, ni el conflicto que tenían con los hermanos Múñoz, ni tampoco intervino en la obtención de diversos vídeos en los que el exjuez Urquía aparecería consumiendo droga y que supuestamente se incluyeron en el informe como modo de presionarle. Su única intervención, ha dicho, fue entrar «puntualmente» a una reunión que mantuvieron los hermanos Muñoz con el excomisario Villarejo para «conectar un cable», como le había pedido su padre, y después salió. para apagar la

El hijo del excomisario limita su actuación a «conectar un cable»
Comentarios