jueves. 09.02.2023
El TSJ vasco archiva el caso de las reuniones con Batasuna, pero las acusaciones irán al Supremo

Ibarretxe cree que se reabrirá su causa si «políticamente interesa»

La sala alega que no acusa la fiscalía y no entra a evaluar si es delito el negociar con un partido ilegal
Otegui e Ibarretxe conversan en la sala, en presencia de los cargos socialistas Patxi López y Rodolf

bilbao

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco archivó ayer, con el voto en contra de su presidente, el proceso abierto contra el lendakari Juan José Ibarretxe, los dirigentes del PSE Patxi López y Rodolfo Ares, y cinco responsables de Batasuna con su portavoz Arnaldo Otegi al frente, por las reuniones que mantuvieron durante el fallido

intentado en 2006 durante la tregua de ETA. Pese a que los imputados no ocultaron su satisfacción e hicieron votos contra la «judicialización» de la política y la «criminalización» del diálogo político, el lendakari mostró las dudas sobre resultado final del proceso y auguró una reapertura de la causa por parte del Tribunal Supremo cuando «políticamente interese más».

La sala no entra a valorar la legalidad de aquellos encuentros con una formación ilegalizada por el Tribunal Supremo, sino que asume el criterio fijado por esa corte en el caso Botín y concluye que no hay «acusación legítima» para seguir adelante con el juicio que empezó el jueves porque la Fiscalía no presentó cargo alguno al entender que no hubo delito, no existió tampoco acusación particular ejercida por posibles perjudicados directos por las reuniones y el caso respondía sólo a la acusación popular defendida por el Foro de Ermua y la plataforma Dignidad y Justicia.

A la doctrina Botín se remitieron el jueves, día de la apertura del juicio, la fiscal jefe del País Vasco, María Ángeles Montes, y las defensas de los dirigentes socialistas y de Batasuna.

Y también ese fue el argumento esgrimido por la defensa del lendakari durante los casi tres años que ha durado el proceso para exigir el archivo de la causa. Sin embargo, los abogados de Ibarretxe cambiaron de estrategia la semana pasada y, ante «la pena de banquillo» ya sufrida por jefe del Gobierno vasco, abogaron por la celebración del juicio para demostrar la «inocencia» de los acusados.

El Foro de Ermua y la asociación Dignidad y Justicia, que defienden la acusación popular, anunciaron que recurrirán ante el Tribunal Supremo el archivo de la causa.

Ibarretxe cree que se reabrirá su causa si «políticamente interesa»
Comentarios