viernes 3/12/21

Liberado ya de las rencillas con el PSOE que dinamitaron el anterior debate de investidura y por haber cambiado el «si se puede» por el «sí se pudo», Pablo Iglesias ya habla como el vicepresidente del primer Gobierno de coalición desde que se restauró la democracia en España. Ayer, antes de desgranar el programa común con los socialistas, quiso mostrarse como un socio leal para disipar las dudas que puedan pesar en las baronías y los votantes socialistas. Compartirá mesa y mantel con Sánchez, al que dirigió buena parte de sus palabras en su intervención. «Pedro, es un honor para nosotros. Adelante presidente», afirmó.

Resumió el programa de coalición con los socialistas disgregándolo en dos conceptos. Por un lado, fija el objetivo en revertir las políticas sociales y de austeridad llevadas a cabo por el Ejecutivo de Mariano Rajoy durante la crisis. «De eso va esta legislatura, de reparar las traiciones que han perpetrado», subrayó dirigiéndose a la bancada popular. Por otro, busca convertir a España «en un referente en cuanto a justicia social». Un programa que «combina la experiencia del PSOE con la valentía de Unidas Podemos».

Iglesias dice ser un socio leal para «reparar las traiciones» del PP