domingo 05.07.2020

Igualdad creará un certificado digital para víctimas de violencia de género

El próximo paso para mitigar las violencias machistas está en pleno desarrollo por parte del Ministerio de Igualdad, que comienza los contactos con otros gabinetes implicados, para sacar adelante propuestas como la creación de «espacios seguros» para las víctimas, la declaración de la mujer por medios telemáticos, la implementación de un «acompañamiento previo» que funcione «incluso antes de la denuncia» y el desarrollo de un registro digital de maltrato, una especie de certificado electrónico de víctima de género, anuncia Victoria Rosell, delegada del Gobierno contra la Violencia de Género.

Un caso hipotético ejemplifica cómo funcionaría este pasaporte digital: una mujer va a Urgencias por una fractura. Dice que se ha roto el hueso por una caída o cualquier otro accidente. La acompaña su pareja. Cuando sus datos salen en la pantalla del sistema de salud salta una alerta. La paciente ha sido víctima de violencia de género. El sistema lanza una advertencia al personal médico, que debe estar prevenido porque el acompañante podría ser un agresor. «El certificado digital serviría para que el personal sanitario que le atienda sepa que esa mujer tiene un pasado de víctima y pueda relacionar esa historia con el episodio aislado», explica Rosell.

Este servicio avisaría de la condición de víctima de esa persona en cada consulta médica, como «obstetricia o pediatría en los casos de niños abusados», especifica Rosell, que indica que el pasaporte digital también serviría en la solicitud de becas, para su propio proceso ante la Justicia o en ciertos trámites públicos. «Si lográramos que esa certificación digital fuera apta para otras administraciones, la mujer se ahorraría la revictimización de tener que verbalizar su historia, y tendría un acceso preferente en la Comunidad Autónoma sin cargar con su expediente».

Así como el confinamiento abría una fase de riesgo para las mujeres maltratadas, al estar encerradas con su agresor, una vez que cesa el estado de alarma se inicia otro periodo de alerta para las víctimas de violencia machista, mantiene Rosell, porque el maltratador tiene una «sensación de pérdida de control de sus mujeres e hijos» y se hace más peligroso. «Pese al relativo descenso de la violencia machista, ha habido un aumento de violencia silenciosa», asegura.

Igualdad creará un certificado digital para víctimas de violencia de género