martes 24/5/22

El 2021 supuso el retorno de ERC a la presidencia de la Generalitat de Cataluña: Pere Aragonès ha asumido el mando del Govern en un año marcado por los indultos a los presos del procés, la reactivación de la mesa de diálogo y las tensiones crónicas entre los socios de la coalición independentista. Y esos fueron ayer los hilos conductores del mensaje que el presidente de la Generalitat lanzó en su mensaje de Navidad.

Es la primera vez que no se hace el 31 de diciembre, fecha elegida por todos los antecesores de Aragonès para dirigirse a los catalanes. Ahora, sin embargo, el ‘president’ ha optado por otra fecha, la de Sant Esteve. Tiene un mensaje claro: es un día de celebración propio de Cataluña.

No lo tiene fácil Pere Aragonès. Si la legislatura catalana arrancó con un acuerdo político a tres bandas entre independentistas, a finales de año este bloque se ha resquebrajado tras la negativa de la CUP a apoyar los presupuestos de la autonomía para el año 2022, lo que llevó a Aragonès a buscar una alternativa.

Como ocurrió en 2020, los comunes han hecho posible aprobar, el 23 de diciembre, las cuentas de la Generalitat, mientras la CUP amenaza con «desestabilizar» un Govern que tacha de «autonomista».

Indultos, diálogo y viejas tensiones en el mensaje de Pere Aragonès
Comentarios