jueves 19/5/22

La intervención de Zelenski pone a prueba la unidad del Congreso frente a la guerra

La Cámara acoge una sesión especial de 30 minutos por su seguridad con el presidente del país invadido por Putin
                      Los portavoces de Unidas Podemos Isa Serra y el leonés Pablo Fernández, ayer, en una comparecencia en Madrid. VÍCTOR CASADO
Los portavoces de Unidas Podemos Isa Serra y el leonés Pablo Fernández, ayer, en una comparecencia en Madrid. VÍCTOR CASADO

La intervención que hoy realizará Volodímir Zelenski en el Congreso de los Diputados será una prueba de fuego para comprobar si realmente existe o no unidad en torno a la guerra en Ucrania por parte de los grupos políticos que conforman el arco parlamentario. Y es que aunque todos hayan estado de acuerdo en que debía cursarse la invitación al líder ucraniano, las distintas opiniones que unos y otros han vertido desde el inicio del conflicto han impedido conformar una imagen de armonía total al respecto.

El presidente erigido en protagonista forzoso del contexto internacional a raíz de la invasión de su país por las tropas de Vladímir Putin pronunciará su discurso a las cuatro de esta tarde de forma telemática, en una sesión especial a la que acudirán tanto diputados como senadores y que, por motivos de seguridad, no podrá durar más de media hora. Está previsto que también intervengan la máxima responsable del Congreso, Meritxell Batet —que tomará la palabra al principio y al final del acto—, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Zelenski, como ha hecho en anteriores intervenciones ante los legislativos de distintos países, condenará la intervención rusa y exigirá un incremento de la ayuda europea a Ucrania. En el Congreso hay matices sobre cuál debería ser la respuesta de España, como sucede en el propio Gobierno de coalición. Prueba de ello es que la portavoz de Unidas Podemos, Isa Serra, se volviera a mostrar ayer rotundamente en contra del envío de armas a la resistencia ucraniana y de elevar el gasto militar hasta el 2%, algo que Sánchez ha comprometido. La novedad, esta vez, es que los morados dejaron constancia de su crítica tan solo unas horas antes de que Zelenski se dirija a los diputados.

Al aumento de lo que se destina a Defensa también aludió Cuca Gamarra, la nueva secretaria general del PP de Alberto Núñez-Feijóo. A diferencia de los principales socios del Gobierno, los populares pretenden transmitir a Sánchez que, en esta nueva etapa que estrenan, el Gobierno puede contar con su apoyo al tratarse de un asunto tan relevante como la gestión de un conflicto bélico en el corazón de Europa.

«Toda la sociedad española está escandalizada con la matanza que se está produciendo», afirmó Gamarra a la luz de las ejecuciones atribuidas a las tropas rusas en Bucha y tras subrayar que su partido seguirá respaldando al Ejecutivo «en la decisión de continuar enviando todo lo que los ucranianos necesiten para salvar sus vidas».

Vox, por su parte, aprovechó el día previo a la comparencia de Zelenski para erigirse en artífice de la misma al recordar que fue su grupo el que apeló en una carta el 8 de marzo a la presidenta del Congreso para que cursara la invitación al líder ucraniano. Una iniciativa, en medio de las acusaciones contra la ultraderecha de connivencia con Putin, que compartieron entonces todos los partidos en la comisión de Exteriores.

El vicepresidente de Acción Política de Vox, Jorge Buxadé, reprochó además al presidente del Ejecutivo que el de España sea uno de los parlamentos a los que el presidente de Ucrania no se había dirigido hasta hoy. «Demuestra nuestra pérdida absoluta de relevancia», interpretó Buxadé en alusión a las políticas de Sánchez, antes de confiar en que la Cámara transmita la solidaridad española a su invitado virtual y exija la retirada del ejército ruso.

Zelenski, que hablará por primera vez en un Parlamento extranjero tras la masacre de Bucha, realizará una comparecencia virtual similar a la que ya ha llevado a cabo en Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Canadá o Italia. En total, más de diez asambleas legislativas —empezó ante el Parlamento Europeo el 1 de marzo— a las que ha reclamado, sin excepción, apoyo armamentístico a su país. Los de Bélgica, Países Bajos y Australi son los últimos legislativos ante los que ha intervenido. Y está previsto que, tras España, lo haga en Irlanda o Grecia.

El formato que la Mesa del Congreso ha acordado con la Embajada ucraniana —treinta minutos como máximo— responde al blindaje en la seguridad que precisa Zelenski al ser objetivo prioritario de las tropas rusas. Aun así, Ciudadanos ha pedido que se habilite una ronda de intervenciones para que los distintos grupos parlamentarios puedan expresar también su apoyo a Ucrania aunque el presidente Zelenski ya no esté conectado. Algo pendiente de decidir por la Mesa.

La intervención de Zelenski pone a prueba la unidad del Congreso frente a la guerra
Comentarios