viernes. 09.12.2022

El punto álgido de un proceso penal que acaba en condena es el ingreso en prisión. El de Juana Rivas, condenada a dos años y medio de prisión por el secuestro parental de sus dos hijos en el verano de 2016, se ha producido esta mañana. A las 10.00 horas cruzó la puerta del Centro de Inserción Social Matilde Cantos (CIS) de la capital granadina para saldar su deuda con la justicia. Lo hizo acompañada de su abogado, Carlos Aránguez, y de la que fue su asesora en el Centro de la Mujer de Maracena cuando denunció a su exmarido italiano Francesco Arcuri y se negó a devolverle a los menores, Paqui Granados.

«Estos momentos son muy difíciles. Voy a ingresar en prisión. Jamás en mi vida hubiera pensado que nos pasaría algo así. Creo que principalmente esta condena es para mis hijos», expresó Rivas en un comunicado remitido a los medios. Su letrado garantizó que iba a luchar con todas las armas legales para que su clienta logre el tercer grado.

Juana Rivas entra en un centro de inserción para cumplir condena
Comentarios