martes. 31.01.2023

león

Los magistrados y los jueces de León decidirán a título particular si se suman a la convocatoria de huelga que propugnan algunas de las principales asociaciones de este colectivo o si por el contrario hacen valer la máxima legal que deja sin efecto la posibilidad de que tengan derecho a la huelga, según manifestaron ayer el presidente de la Audiencia Provincial de León, Manuel García Prada y el decano de los jueces de la capital, Juan Carlos Suárez-Quiñones. «Primero veremos qué es lo que se decide en la próxima Junta de Jueces y luego se tomará una decisión, aunque hay sentimientos bastante encontrados», reconoció el presidente. «Yo creo que no tenemos derecho a la huelga, pero cada uno podrá hacer lo que le parezca», destacó el juez decano.

Desde el punto de vista de García Prada «la Comisión Interasociativa Permanente (CIP) puede marcar el camino a seguir. En principio, parece que el 18 de febrero solamente van a producirse algunas concentraciones de protesta y que si realmente se quiere llegar a la huelga, sería el 26 de junio. La mayor parte de los afiliados a las asociaciones mayoritarias van a hacer lo que les digan sus representantes, seguramente. Los demás, están un poco por la labor de ver qué pasa. Hay que dar posiblemente un margen de tiempo al Ministerio de Justicia, para que luego se adopte una decisión».

El juez decano cree que la decisión final tendrá «carácter individual. Yo, personalmente, pienso que no tenemos derecho a la huelga. La huelga es una protesta contra el Estado y nosotros somos uno de los tres poderes del Estado. ¿Protestamos contra nosotros mismos?. Es un argumento jurídico y se me ocurrirían unos cuantos más. Las huelgas las convocan las centrales sindicales y nosotros los jueces no tenemos derecho a sindicarnos, con lo cual...»

«En realidad», según Quiñones «la ley ni prohibe ni permite la huelga. Ahí hay una pequeña falacia legal en los argumentos que se aportan y pienso que al final, cada uno deberá hacer lo que le parezca más oportuno. Yo creo que las reivindicaciones no se consiguen dejando de trabajar sino, al contrario, trabajando más para pelear por los objetivos que se buscan.

La judicatura leonesa se divide entre partidarios y contrarios a la huelga
Comentarios