lunes 24/1/22
Isabel Díaz Ayuso. JUANJO MARTÍN

El juez del caso Kitchen imputa a la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal y a su marido, Ignacio López del Hierro, por el supuesto espionaje a Luis Bárcenas, una noticia que irrumpió en la comisión parlamentaria en la que ambos estaban citados, y que acabó aplazando la declaración de la también exministra.

Apenas media hora después de arrancar la duodécima sesión y con López del Hierro sentado frente a los diputados, la comisión conocía la decisión del juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón de citarles a declarar el 29 y 30 de junio como investigados por los delitos de cohecho, malversación y tráfico de influencias.

Él era el encargado de abrir esta jornada en la que Cospedal estaba llamada por la tarde, pero al acabar la sesión matinal la comisión acordó aplazar su comparecencia a petición del PSOE y en contra del criterio del PP. A solicitud de ERC, la comisión también pactó prorrogar sus trabajos hasta diciembre.

Pese a la suspensión «sine die» de la cita, negociada con los partidos que apoyaron la investidura del presidente del Gobierno al entender que su interrogatorio sería mejor una vez declare ante el juez, Cospedal se presentó en la sala Prim del Congreso. Fuentes del grupo parlamentario del PP indicaron que la comunicación oficial de aplazamiento de su citación llegó a la comisión apenas media hora antes del inicio, previsto a las 15.30 horas.

Sin embargo, fuentes socialistas subrayaron que a las 14.30 horas, nada más acordarse la decisión, desde la Presidencia de la Comisión se avisó a Cospedal para comunicársela y al no contestar se le transmitió a su secretaria. De acuerdo al auto del juez, que en un primer momento rechazó la imputación del matrimonio cuando se lo pidió la Fiscalía el año pasado, ahora «la pieza se vislumbra con la madurez necesaria» y, por tanto, es «conveniente» escuchar a ambos para saber si participaron en la captación del chófer de la familia Bárcenas como confidente policial para la operación, presuntamente desarrollada entre 2013 y 2015.

Sospecha el magistrado que su intervención «pudo ser decisiva» para que otro de los investigados, el comisario Andrés Gómez Gordo, hombre de confianza y entonces asesor de Cospedal en el Gobierno de Castilla La-Mancha, «se decidiera a participar» en este presunto operativo policial, que se cree fue urdido desde el Ministerio del Interior y pagado con fondos reservados.

Para acordar su imputación fueron relevantes los apuntes de las «agendas personales» que Villarejo escribió entre 2012 y 2014 y que contienen referencias como «Cospe», «MD» o «ILH» que el juez vincula con Cospedal y López del Hierro. Una «cadena de anotaciones, dice el magistrado, que permiten inferir la participación» de ambos en la «captación de Sergio Ríos», el chófer de Bárcenas. López del Hierro, sin embargo, negó reconocerse en esas anotaciones ante la comisión y admitió que «por sorpresa, por sorpresa» no le ha pillado su imputación dado que ya se hablaba de ella en prensa.

Esas fueron las únicas consideraciones que hizo en relación con Kitchen a lo largo de una declaración que empezó con el anuncio de la imputación.

El juez imputa a Cospedal y a su marido en el caso del espionaje a Luis Bárcenas
Comentarios