viernes. 03.02.2023

El juez imputa al secretario de las infantas Elena y Cristina en el caso Nóos

Castro quiere interrogar a Revenga sobre su asesoramiento a Urdangarín.

El caso Nóos se cobró su primera víctima en el palacio de la Zarzuela, Carlos García Revenga. El secretario de las infantas Elena y Cristina fue imputado ayer por el juez en la investigación para que explique hasta dónde llegaban sus relaciones con Iñaki Urdangarín. El instructor José Castro quiere saber qué funciones desempeñaba como tesorero del instituto Nóos y qué hacía en el entramado societario del duque de Palma y su socio Diego Torres.

Sin que mediara petición del interesado ni del fiscal ni de las partes, el juez decidió citar a Revenga como imputado por el contenido de los correos electrónicos que intercambió con Urdangarín y que fueron aireados el pasado miércoles por Torres. Castro apreció que hay algo más que una relación amistosa entre ambos y pretende conocer hasta dónde llegaba su implicación en los negocios de Nóos. El secretario de las infantas, una vez que se difundieron los mensajes el pasado miércoles, anunció que iba a pedir comparecer ante el juez para demostrar su «inocencia» respecto los hechos que se investigan. Petición que, por cierto, aún no había cursado.

García Revenga explicó en un comunicado que pese a figurar como tesorero de Nóos «nunca tuve firma autorizada en sus cuentas ni poder de decisión en la gestión de las mismas». Tampoco recibió «ningún tipo de remuneración ni beneficio» en los 19 meses que ocupó el puesto. Reconoció que dado que lleva una veintena de años dedicado a la asesoría de Elena y Cristina de Borbón quizá pudo «mezclar en ocasiones gestiones propias de mi puesto con otras relacionadas con las actividades privadas de los duques de Palma».

En una posterior entrevista con un rotativo nacional, el secretario señaló que «solo falta que estemos imputados la infanta y yo». En efecto, su imputación fue decidida ayer por Castro, pero no así la de la hija del Rey. Se da la circunstancia de que Cristina de Borbón es el único integrante de la junta directiva de Nóos elegida el 23 de septiembre de 2003 que no ha sido llamado por el juez, trance por el que han pasado su marido, Torres y su cuñado Miguel Tejeiro, y ahora García Revenga.

El cruce de correos electrónicos entre el yerno del Rey y el secretario de las infantas demuestra que Urdangarín tiene una fe profesional ciega en el alto cargo de la Casa del Rey.

La citación del secretario de las infantas Elena y Cristina en el juzgado de instrucción número tres de Palma de Mallorca para el 23 de febrero coincide en la fecha con la del duque de Palma, llamado por segunda vez a declarar ante el juez por tres presuntos delitos fiscales nuevos. Declaración en la que se personará por primera vez la Abogacía del Estado.

El requerimiento judicial llega la víspera del cumpleaños del Príncipe de Asturias, que cumple hoy 45 años, y en medio de un cambio de estrategia de la Zarzuela ante los movimientos de Torres. Tras guardar silencio en las dos anteriores tandas de correos electrónicos distribuidos por el ex socio de Urdangarín, decidió salir al cruce ante la remesa de 32 ‘emails’ del miércoles pasado. La Zarzuela, sin embargo, prefirió guardar silencio ante la imputación del secretario de las infantas, un alto cargo que goza de la total confianza de la Casa del Rey.

El juez imputa al secretario de las infantas Elena y Cristina en el caso Nóos
Comentarios