miércoles 25/5/22
Agentes de la Policia Nacional entran en la casa de Oleguer Pujol, hijo menor del ex presidente catalán Jordi Pujol.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz dio ayer luz verde a la que puede ser una de las investigaciones más complejas sobre fraude fiscal y blanqueo de la historia de España. El magistrado golpeó por sorpresa el multimillonario y opaco emporio societario de Oleguer Pujol Ferrusola, el hijo menor del ex presidente del Gobierno catalán. El objetivo: saber de dónde han salido los miles de millones de euros con los que el imputado, sin apenas medios ni propiedades, financió siete enormes operaciones financieras al alcance sólo de los recursos de una gran multinacional.

La sospecha del grupo 22-BLA de la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) y de los fiscales Anticorrupción Fernando Bermejo, José Grinda y Juan José Rosa es que Oleguer Pujol viene blanqueando con esas operaciones, al menos desde 2007, dinero de sociedades ubicadas en países extranjeros como Holanda y en paraísos fiscales de medio mundo, tales como Luxemburgo, Jersey, Guernsey, Antillas Holandesas o Islas Vírgenes.

La operación arrancó con la movilización de 60 agentes de la Udef y el registro de los domicilios del propio Oleguer Pujol y de Luis Iglesias Rodríguez, su socio en la empresa central del entramado, ‘Samos Servicios y Gestiones’, y con los allanamientos en Barcelona, Gerona, Madrid, Valencia y Melilla de algunas de las sedes de la veintena de mercantiles investigadas.

Según mandos policiales, el objetivo de la vastísima operación, en la que incluso participaron perros entrenados para detectar dinero escondido, era evitar a toda costa que Oleguer Pujol y sus colaboradores pudieran destruir pruebas después de que trascendiera públicamente el pasado 1 de octubre que Santiago Pedraz había decidido admitir a trámite parcialmente la querella presentada por Podemos, Guanyem Barcelona, Iniciativa, Esquerra Unida, CUP, Partido X, Procés Constituent y otros colectivos sociales contra el hijo pequeño de Pujol.

Pedraz no ordenó detener a Oleguer Pujol, pero tras las siete horas de registros fue conducido a la comisaría de La Verneda de Barcelona, donde se negó a declarar. El juez, en principio, no interrogará al ya imputado hasta que los agentes de la Udef expurguen las «decenas de miles» de documentos incautados en las cajas de seguridad de las empresas, que fueron precintadas, y en los discos duros de las firmas, que fueron clonados.

Solo entonces, explicaron fuentes del caso, el magistrado decidirá si manda a la cárcel al último de los siete hijos del matrimonio Pujol-Ferrusola por sus turbios negocios en siete operaciones multimillonarias.

La transacción más «escandalosa» a los ojos de Anticorrupción y la Udef es la adquisición en 2007, a través de Samos Servicios y Gestiones, de un total de 1.152 oficinas del Banco Santander y varios inmuebles históricos en Madrid por 2.177.382.975,33 euros. El imputado consiguió cerrar ese negocio con tan sólo 35 años, empleando la dirección de la casa de su padre y sin acreditar fuentes de ingresos o medios económicos. Para la compra de las sucursales, Oleguer Pujol consiguió un crédito sindicado por valor de 1.873 millones, que el propio Santander le concedió. Samos, radicada en un despacho de la madrileña calle Alcalá, tenía entonces un capital social de apenas 3.000 euros. La empresa estaba controlada absolutamente por el menor del clan. De acuerdo con la documentación, Oleguer Pujol fue presidente entre 2007 y 2008, vicepresidente entre 2008 y 2013, y consejero entre 2007 y 2008.

En el punto de mira de Pedraz también está la compra de un hotel en Canarias por valor de 8 millones de euros provenientes de Islas Vírgenes.

Oleguer Pujol Ferrusola, sea como fuere, en la actualidad es multimillonario. A finales de 2012 admitió poseer 93 millones fuera de España. Esa información fue comunicada por él mismo cuando regularizó tres millones.

El juez Pedraz golpea el emporio opaco y multimillonario del hijo menor de Pujol
Comentarios