jueves 17/6/21

Justicia entrega al CNI un programa que usará para descifrar los archivos de Villarejo

Los archivos intervenidos a José Manuel Villarejo tras su detención en noviembre de 2017 siguen trayendo de cabeza a los investigadores. Los 40 terabytes (40.000 gigas) de información repartidos en 14 discos duros y 47 ‘pendrives’ incautados al comisario jubilado y a su socio, Rafael Redondo, por la unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional no han sido todavía descifrados en su totalidad.

Ello, pese a que el juzgado solicitó en enero de 2019 el apoyo del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) para que pusiera sus recursos en la ardua tarea de acceder a los secretos documentales del acusado. En estos tres años y medio, Villarejo no solo no ha colaborado con la cesión de las claves, sino que se mantiene vigilante ante la posible vulneración de la cadena de custodia de estos documentos. En una primera fase, los investigadores, con el apoyo también del Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad), lograron descifrar parte de estos 40 teras.

Documentos, audios y microcintas que han ido engordando las 31 piezas separadas abiertas hasta el momento en el macrosumario de la ‘operación Tándem’. Una por cada proyecto o servicio prestado por el entramado parapolicial a sus clientes: empresas del IBEX o particulares.

No obstante, Villarejo ha sugerido en reiteradas ocasiones que se podría alcanzar el centenar. Pero el camino para los miembros del CNI no está siendo ni mucho menos fácil. El Centro Criptológico Nacional lleva meses intentado desentrañar las claves de los archivos encriptados. Incluso se sospecha que los investigados han podido servirse de terceros para borrar de forma remota datos alojados en servidores en el extranjero. El ogro al que no consiguen meter mano se llama TrueCrypt, un software libre de cifrado que, pese a estar desactualizado desde 2014, sigue siendo difícilmente franqueable. Por eso el Ministerio de Justicia aprobó la concesión de un proyecto al CNI para la lucha contra la criminalidad con un sistema de inteligencia artificial para la generación de contraseñas, cuyo coste ha sido de 66.754 euros. Los desarrolladores quieren superar los algoritmos de cifrado que protegen las puertas traseras de los documentos de Villarejo con ello.

Justicia entrega al CNI un programa que usará para descifrar los archivos de Villarejo