sábado 29/1/22
                      Carles Puigdemont, en el Parlamento de Europa. STEPHANIE LECOCQ
Carles Puigdemont, en el Parlamento de Europa. STEPHANIE LECOCQ

Carles Puigdemont no podrá regresar a España con la inmunidad de eurodiputado como salvoconducto. La justicia europea ha decidido no devolver ese privilegio por su condición de eurodiputado al expresidente catalán.

La petición de medidas cautelares que solicitó el equipo jurídico de Puigdemont tras su arresto el pasado 23 de septiembre en el aeropuerto de Alghero (Cerdeña), en cumplimiento de la orden de detención europea dirigida contra él, ha sido desestimada por el Tribunal General de la Unión Europea por entender que las euroórdenes dictadas por el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena contra él y los exconsellers Clara Ponsatí y Toni Comín continúan a efectos prácticos en suspenso.

«El proceso penal de que se trata está suspendido hasta que el Tribunal de Justicia se pronuncie» sobre la cuestión prejudicial que presentó el Tribunal Supremo después de que la justicia belga fallase en contra de la extradición del que fuera también miembro del Govern, Lluís Puig.

«El órgano jurisdiccional español estaba por lo demás al corriente de ese efecto suspensivo», se asegura en el escrito del vicepresidente de esta sala de primera instancia de Luxemburgo. La tesis del Supremo español es, en cambio, que las euroórdenes no están desactivadas.

En definitiva, que pese a la detención en Cerdeña, y pese al mensaje de vigencia de la orden de arresto europeo que mantiene el Supremo, la justicia europea entiende que nada cambia. Porque todo el proceso pende de la respuesta a esa cuestión prejudicial. Es más, el vicepresidente del Tribunal General sostiene que «lejos de demostrar la existencia de un perjuicio grave e irreparable», la sucesión de hechos en Italia confirmaría lo contrario.

Sin entrega a España

Se recuerda así que Puigdemont fue puesto en libertad al día siguiente de su detención, en base «expresamente» al primer auto de medidas provisionales y «suspensión del procedimiento de ejecución de la orden de detención europea».

Una circunstancia que viene a confirmar que las autoridades judiciales «no tienen intención de ejecutar las órdenes de detención europeas» dirigidas contra los tres eurodiputados antes de que el Tribunal de Justicia de la UE se pronuncie. Por tanto, apostilla, «no corren el riesgo de ser entregados a las autoridades españolas en esta fase» del procedimiento.

Con esta resolución, el expresidente catalán y sus dos exconsejeros no corren el riesgo de ser detenidos a instancias de España en otros países de la Unión Europa, pero lo que no podrán hacer es regresar a Barcelona porque en territorio nacional sigue en vigor la orden de captura por desobediencia al fugarse a Bélgica a finales de octubre 2017. Los dirigentes de Junts habían especulado en las últimas semanas con un posible retorno de su líder si se restituía su inmunidad.

Gonzalo Boye, abogado de Puigdemont, celebró el auto del Tribunal General de la Unión Europea porque ratifica que el procedimiento penal contra su cliente, y por tanto la euroorden, «está suspendido por imperativo legal del Tribunal de Justicia de la Unión Europea» después de que Llarena elevara una cuestión prejudicial en marzo de 2021. El letrado restó importancia al rechazo de la restitución de los privilegios que como europarlamentario le corresponderían.

La justicia europea se niega a devolver la inmunidad parlamentaria a Puigdemont
Comentarios