jueves 22/4/21

Limitar el aforamiento al monarca exige una reforma constitucional

Limitar o suprimir la inviolabilidad del Rey, que está recogida en el artículo 56.3 de la Constitución de 1978, requeriría obviamente modificar la Carta Magna, pero no sería una reforma leve, sino que, además de recabar el apoyo de dos tercios del Congreso y del Senado, exigiría un referéndum y celebrar elecciones generales para que un nuevo Parlamento lo ratifique.

Dentro del Título II de la Constitución, en el artículo 56.3, se afirma que «la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad», un precepto esgrimido en el Congreso cada vez que se han presentado iniciativas como comparecencias o comisiones de investigación relativas al rey Juan Carlos I.

Modificar su redacción no es sencillo, ya que la Constitución menciona dos posibles vías para realizar una reforma de la Carta Magna, y en este caso se aplicaría «el ‘procedimiento agravado de la norma’» reservado a aquellas reformas que «supongan una revisión total del texto constitucional, una modificación del Título Preliminar (la definición de España), o que influya en el capítulo segundo del Título I (Derechos Fundamentales) o en el Título II (la Corona)». Conforme a lo establecido en la Constitución, la reforma de la Carta Magna para modificar la inviolabilidad del Rey exigiría, en primer lugar, aprobar el nuevo texto en el Congreso y en el Senado «con una mayoría de dos tercios de las cámaras».

Limitar el aforamiento al monarca exige una reforma constitucional
Comentarios