viernes. 12.08.2022

La ‘limpia’ de Sánchez se extenderá al Congreso para afrontar el año electoral

Cargos socialistas defienden que las incorporaciones deben ser caras reconocibles, perfiles sólidos y con experiencia
                      Pedro Sánchez, ayer en el incendio de Zaragoza, tras visitar los de Castilla y León y Galicia. JAVIER CEBOLLADA
Pedro Sánchez, ayer en el incendio de Zaragoza, tras visitar los de Castilla y León y Galicia. JAVIER CEBOLLADA

El presidente del Gobierno y líder de los socialistas, Pedro Sánchez, ha aprovechado la dimisión de Adriana Lastra como número dos del PSOE para hacer una renovación profunda en el partido, con cambios que afectarán a la Ejecutiva Federal, el Congreso y el Senado, pero que todavía siguen siendo una incógnita.

La única certeza a día de hoy es que los cambios llegarán el sábado 23 de julio, durante la celebración del Comité Federal del PSOE (máximo órgano entre congresos), y que no se limitarán a ocupar el puesto de Lastra en la Comisión Ejecutiva Federal o a redistribuir sus funciones, sino que serán de mayor calado.

En concreto, el orden del día de la reunión del Comité Federal difundido este miércoles señala que se abordará la «estructura» de la Comisión Ejecutiva Federal y de los grupos parlamentarios (Congreso de los Diputados y Senado), entre otros asuntos.

De esta forma, Sánchez aprovecha la marcha de Lastra para pisar el acelerador renovando a fondo el partido antes del verano y poniéndolo a punto para el próximo ciclo electoral, con elecciones municipales, autonómicas y generales previstas en 2023.

Las peticiones de cambio eran una constante en el PSOE tras la debacle de las elecciones andaluzas del pasado mes de junio, en las que el partido obtuvo el peor resultado de su historia. Esto, unido a la crisis económica y a las tensiones entre el PSOE y sus socios por temas como el espionaje político con el sistema Pegasus, llevaron a varios socialistas a reclamar un «escudero» para frenar las críticas directas al presidente y así evitar erosionar su imagen.

Cambios extensos

Por eso, la mayoría de socialistas consultados por Efe celebran que los cambios lleguen ya y que sean extensos. Consideran además que lo lógico era aprovechar la reunión del Comité Federal para renovar el partido de una sola vez con la ratificación de los cambios, en lugar de dejar una parte para la vuelta de las vacaciones.

La duda ahora consiste en saber a qué cargos concretos afectarán los cambios y cuáles serán las personas elegidas para desempeñarlos. Y es que más allá de cubrir el vacío que deja Lastra, es posible que haya un relevo en las portavocías del partido, del Congreso y del Senado, sobre todo teniendo en cuenta que el elemento que quiere reforzar Sánchez en esta nueva etapa es la comunicación.

De hecho, fuentes socialistas cercanas a Sánchez admiten que la comunicación entre el Gobierno y el partido «puede mejorar» y defienden que el presidente tenga «manos libres» para tomar decisiones sobre los futuros nombramientos sin «ningún tipo de vetos». Los puestos que parecen peligrar más en estos momentos son los de los portavoces de la Ejecutiva Federal, Felipe Sicilia; el portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez; y la portavoz del PSOE en el Senado, Eva Granados, pese a que todos ellos llevan menos de un año al frente de estos cargos.

Otra de las grandes incógnitas es si seguirá como secretario de Organización Santos Cerdán, número tres del PSOE, que ha tenido roces con Lastra por el reparto de tareas y su influencia en la cúpula del partido.

Algunos socialistas creen que tras la dimisión de Lastra, que alegó motivos personales por su embarazo de riesgo, es posible que Sánchez decida ser salomónico y prescindir de la otra parte de la bicefalia de poder en el PSOE.

Pero otros socialistas lo ven poco probable porque aseguran que Cerdán ha cumplido bien con su tarea de coordinación territorial y sería arriesgado hacer cambios ante la proximidad de las elecciones autonómicas y municipales previstas en mayo.

A falta de certezas, la quinielas siguen siendo una constante y los nombres que más suenan para adquirir nuevas responsabilidades son los de Antonio Hernando (número dos en el Gabinete de Sánchez y exportavoz socialista en el Congreso), el exlehendakari Patxi López y la ministra de Educación, Pilar Alegría.

La ‘limpia’ de Sánchez se extenderá al Congreso para afrontar el año electoral