domingo. 04.12.2022

La madre de las niñas desaparecidas pide al padre que «desista y no las haga sufrir»

Convocan un aplauso solidario desde ventanas y balcones de Canarias el domingo a las 20 horas

Beatriz, la madre de las dos niñas tinerfeñas presuntamente secuestradas por su padre hace once días, hizo ayer pública una carta en la que pide a su expareja que «desista», que las libere, y que «no las haga sufrir».

La mujer, en un emotivo escrito difundido a través de las redes sociales, asegura que Anna y Olivia, de 1 y 6 años, y desaparecidas desde el 27 de abril, cuando estaban en compañía de su padre, Tomás Gimeno, «no tienen culpa de nada y estarán queriendo verme desesperadamente, como cualquier niño a su madre».

La desaparición de las niñas, que fueron vistas en público por última vez sobre las 19.30 horas, cuando se marcharon en el coche con Gimeno tras pasar la tarde en casa de sus abuelos, tiene movilizadas desde entonces a todas las fuerzas de seguridad y servicios de emergencia de la isla, en una operación por tierra, mar y aire en su búsqueda.

Lo último que se sabe seguro es que el padre, la noche del 27 de abril, salió del puerto Marina de Santa Cruz de Tenerife (sobre las 21:30 horas) con seis bultos en su lancha, que regresó unas dos horas más tarde a comprar tabaco y un cargador de móvil, que volvió a marcharse en la misma embarcación, y que de madrugada mandó mensajes a familiares y amigos con tono de despedida.

No se descarta ninguna hipótesis. Ni el secuestro, ni el asesinato.

«Esto es una carrera de fondo y tengo que estar fuerte por ellas. Mi fortaleza se la debo a todos ustedes, siento que están remando conmigo. Mis niñitas estarán profundamente agradecidas y es muy bonito sentir tal conexión entre todos por un mismo motivo», agradeció Beatriz, tanto a los desvelos de las fuerzas de seguridad como a los cientos de apoyos ciudadanos recibidos. De hecho, indicó que con sus palabras quiere agradecer «al mundo entero» la colaboración para encontrar a sus hijas, porque «sobran las palabras para explicar qué puede sentir una madre cuando se llevan a sus dos razones de ser».

UN SONAR DE RASTREO

«La repercusión que ha tenido esta noticia es increíble y demuestra la fuerza del amor. Una fuerza que puede con todo. Todos juntos y unidos podemos encontrar a Olivia y Anna», concluye.

Mientras Beatriz agradecía los apoyos recibidos, un grupo de ciudadanos convocó a todos los canarios a salir el próximo domingo, a las ocho de la tarde, a las ventanas y balcones de sus casas, para dar un aplauso multitudinario que transmita fuerzas a esta madre y a su familia. Los convocantes animaron a que el aplauso se acompañe de los claxon de los coches y de las bocinas de los barcos.

La Guardia Civil continúa con su investigación y con las tareas de rastreo. Los agentes tienen previsto usar en próximos días un sónar para radiografiar el fondo marino de la zona donde se encontró la lancha vacía en busca de objetos, pues hay una profundidad de 400 a 1.000 metros.

La madre de las niñas desaparecidas pide al padre que «desista y no las haga sufrir»
Comentarios