viernes 27/5/22

El juez ha acordado mantener al Ayuntamiento de Madrid como acusación particular en el procedimiento penal al considerar que los investigados Luis Medina y Alberto Luceño ocultaron «las altas comisiones» que cobraron de la operación de venta de material sanitario y ello supuso «un perjuicio económico».

Así consta en un auto en el que el magistrado desestima el recurso de reforma interpuesto por el abogado del aristócrata contra el auto en el que acordó aceptar la personación del Consistorio en calidad de perjudicado. El abogado del investigado, el letrado Carlos Texidor, impugnó dicha resolución al considerar que el Ayuntamiento no era perjudicado de los contratos investigados en el procedimiento penal, canalizados a través de la responsable de compras del Consistorio madrileño en ese momento, Elena Collado.

En contra de la postura de Medina, el juez aduce que no se debe confundir a Collado, con la institución pública que tiene su patrimonio público independiente de la misma, y recuerda que «esta señora manifestó sus quejas a los intermediarios por el exceso de precio de los contratos y mala calidad de los guantes y test de Covid». «El Ayuntamiento de Madrid debe tener la condición de perjudicado porque las altas comisiones de los investigados fueron ocultadas al mismo y esta ocultación supuso un perjuicio económico al Ayuntamiento, con independencia de la actuación de Collado», asevera. El juez se alinea en su auto con el Ayuntamiento de Madrid, en cuyo escrito de oposición a dicha petición recalcó que soportó «un perjuicio económico derivado del sobrecoste oculto sufrido en dichos contratos, lo que resulta suficiente para tener la consideración de víctima en la causa».

El magistrado mantendrá a Madrid como acusación particular