miércoles 19/1/22

Marlaska se agarra al cargo y no dimitirá pese al cese «ilegal» de De los Cobos

El Gobierno escenifica su apoyo al ministro del Interior, que «sigue trabajando» y espera el recurso a la sentencia
La vicepresidenta Carmen Calvo respaldó con su presencia en Teruel al ministro Grande Marlaska. ANTONIO GARCÍA

Fernando Grande-Marlaska vuelve a estar en el punto de mira de la oposición tras su particular Semana Santa judicial. Primero con la justificación de una polémica actuación policial en Madrid: la entrada a la fuerza en un domicilio en el que se estaba celebrando una fiesta ilegal sin orden del juez, y en segundo lugar por la sentencia de un juzgado de la Audiencia Nacional que consideró «ilegal» el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos por no informar sobre la llamada causa del 8-M. La ofensiva de la oposición parlamentaria, Partido Popular Ciudadanos y Vox, para que el ministro del Interior dimita o le cese el presidente del Gobierno por saltarse la legalidad tuvo este lunes la primera respuesta del aludido. Cinco días después de conocerse la citada sentencia que obliga al departamento de Grande-Marlaska a reponer en su puesto al oficial de la Guardia Civil, el ministro aprovechó un acto con esta institución para responder a sus rivales políticos de forma clara: «No tengo ninguna voluntad de dimitir, sigo trabajando», zanjó.

Apoyos en moncloa

El titular de Interior sabe que los pesos pesados de Moncloa le apoyan y este lunes escenificó su continuidad en el cargo acompañado por la vicepresidenta primera Carmen Calvo. Ambos acudieron a Teruel para asistir a la toma de posesión de la teniente coronel Silvia Gil como jefa de la comandancia de la ciudad aragonesa, la primera mujer en acceder a este puesto en España.

Grande-Marlaska se refirió al contundente fallo del juez Celestino Salgado y aseguró, como es habitual en estas situaciones, que el ejecutivo no comenta las resoluciones judiciales por respeto institucional. Sin embargo, incidió en lo que ya comentaron desde Interior el miércoles pasado después de conocerse la sentencia favorable a Pérez de los Cobos: «Estamos a la espera del recurso» de apelación que la Abogacía del Estado, en representación de Interior, presentará ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional.

Por lo tanto, más allá del desgaste personal que le ha generado este frente judicial al ministro, cualquier consecuencia política de mayor calado parece inexistente. Y una de las razones se puede encontrar en la propia sentencia. La tarde-noche del domingo 24 de mayo de 2020 se produjo un cruce de llamas entre la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, el coronel Pérez de los Cobos, jefe de la Comandancia de Madrid hasta su cese, y el teniente general Laurentino Ceña, entonces Director Adjunto Operativo, máximo responsable uniformado del instituto armado. En la última conversación de 13 minutos con este oficial, Gámez le comunicó que se iba a destituir a Pérez de los Cobos. «El testigo le pidió parar el cese para llevar a cabo investigaciones sobre las circunstancias y que el interesado pudiera aducir en su defensa, lo que rechazó aquélla porque la decisión estaba tomada por Moncloa y se le iba a cesar», explicó el juez. Igualmente, desde el PP replicaron este lunes que Sánchez debe cesar a Grande-Marlaska en el Consejo de Ministros de este martes. De lo contrario, «mantenerlo sería una humillación a la Guardia Civil», señaló la diputada Ana Beltrán. En caso de que no lo haga, añadió la vicesecretaria de Organización, su partido iniciará una ofensiva para que rinda cuentas en el Congreso. «Se trata del peor ministro de Interior de la democracia», calificó.

Marlaska se agarra al cargo y no dimitirá pese al cese «ilegal» de De los Cobos