domingo. 29.01.2023

La desarticulación en Alemania de un grupo pronazi que pretendía asaltar un Bundestag y luego dar un golpe de Estado ha puesto el foco en España sobre los instrumentos legales que el Código Penal tendría para castigar a los participantes en una intentona de esta naturaleza contra el orden de Constitucional.

Y es que, si prospera la reforma del delito de sedición que plantean el PSOE y Unidas Podemos en la práctica haría desaparecer este ilícito, que pasaría a denominarse de «desórdenes públicos agravados». El proyecto además reduciría las penas máximas de quince a solo cinco años de prisión para aquellos que se «alzasen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o al margen de las vías legales, la aplicación de las leyes, o impedir a una autoridad o funcionario público el cumplimiento y legítimo ejercicio de sus funciones y atribuciones» (actual redacción delito de sedición).

Con este panorama y cuando todavía resuenan los ecos de la macro operación del miércoles contra ‘Ciudadanos del Reich’ que acabó con la detención de 25 personas en Alemania, Austria e Italia, el Ejecutivo español se apresuró en negar que esa reforma que la oposición cree que solo tiene como objetivo contentar a ERC vaya a dejar desprotegida a España ante una conjura similar.

«En España no se está rebajando ni se rebaja la pena en delitos graves», afirmó Fernando Grande-Marlaska, sobre todo cuando en estos momentos «la preocupación que hay en la Unión Europea es la lucha contra la radicalización violenta, en especial de la extrema derecha», cuyo ascenso se está observando «tanto en la Unión Europea, como en el ámbito global y en Estados Unidos», apostilló el ministro a su llegada a la reunión del Consejo de Ministros de Interior de la UE, que se celebró en Bruselas.

Marlaska niega que se favorezca a golpistas como los de Alemania
Comentarios