martes. 06.12.2022

Marruecos redobla sus amenazas a España encolerizado por la condena de Europa

Sánchez obtiene el respaldo de EE UU, que garantiza su compromiso con una migración «regulada y segura»

La resolución del Parlamento Europeo reprobando la actuación de Rabat en la frontera de Ceuta y rechazando la utilización por parte del Gobierno marroquí de menores para «presionar políticamente» a España ha irritado sobremanera a Marruecos. Lejos de rebajar el tono, el reino alauí advirtió ayer al Gobierno de Pedro Sánchez de que la «instrumentalización» de la Eurocámara en esta crisis es «contraproducente» y que las causas de su desencuentro siguen sin estar resueltas. «Es un intento inútil de europeizar una crisis bilateral cuya génesis es conocida y cuyas responsabilidades están bien definidas», lamentaron las autoridades marroquíes.

A través de sendos comunicados de la Cámara de Representantes y del Ministerio de Exteriores, Rabat mostró su malestar ante el tirón de orejas de los Veintisiete y consideró «demostrada» la responsabilidad de España en el conflicto diplomático que desde mediados de mayo ha vuelto a poner en cuarentena las relaciones bilaterales. Además, declararon a Ceuta como «ciudad marroquí ocupada».

Aunque Marruecos aludió en un primer momento a la acogida por parte de España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, enfermo por coronavirus, como detonante de la crisis, terminó por reconocer que se había producido una «pérdida de confianza» con el conflicto del Sáhara Occidental como telón de fondo.

El Ejecutivo alauí enmarca además esa supuesta «instrumentalización» de la Eurocámara en una «lógica de escalada política a corto plazo».

Una «maniobra» con la que, en su opinión el Gobierno de Sánchez «pretende eludir el debate sobre las razones profundas de la crisis», que están ligadas a la actitud y actuación de España sobre la cuestión de su excolonia en el norte de África. «No engaña a nadie», aseveró la diplomacia marroquí.

Desde que en diciembre, en una de sus últimas decisiones, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció la soberanía marroquí sobre el territorio, Rabat ha comenzado a exigir a sus socios europeos que se alineen con esta postura. Pero el Ejecutivo de Sánchez ya ha advertido de que no va a reconsiderar su postura y mantiene que la solución pasa por cumplir las resoluciones de Naciones Unidas para alcanzar una solución negociada sobre el futuro de la excolonia española. Cuenta además con el respaldo del Parlamento Europeo que este miércoles reiteró «la posición consolidada de la Unión en relación con el Sáhara», que está basada, arguyó, «en el pleno respeto de la legalidad internacional» de acuerdo con las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

En el texto aprobado en Bruselas, la Eurocámara expresó también su «plena solidaridad» con los ciudadanos de Ceuta y afirmó que fueron ellos, junto a al ejército, las ONG y las fuerza de seguridad españolas, quienes impidieron que se produjera una «verdadera tragedia» entre los migrantes, muchos de ellos menores no acompañados. Una crítica que tampoco ha encajado el reino alauí, que ha vuelto a utilizar la carta de la inmigración en su favor asegurando que quienes le reprochan su actitud son en realidad quienes «más se benefician de los resultados concretos» de la cooperación en este ámbito.

Rabat reivindicó que desde 2017 la cooperación migratoria ha permitido abortar más de 14.000 tentativas de inmigración irregular, el desmantelamiento de 5.000 redes de tráfico de personas, el rescate de 80.500 migrantes en el mar, además de haber evitado «innumerables intentos de asalto». «El paternalismo —aseveró el Ministerio que dirige Nasser Burita— es un callejón sin salida».

Aunque el Parlamento Europeo defendió nuevamente en su resolución que Ceuta y Melilla son españolas y «la frontera externa de la Unión», la Cámara de Representantes marroquí volvió ayer a reclamar la soberanía de estas dos ciudades autónomas, que considera «ocupadas». «Ceuta no es territorio europeo, sino tierra marroquí ubicada en el territorio del Reino de Marruecos», aseguró el presidente de la Cámara, Habib el Malki.

En su visita a Ceuta, el secretario de Estado para la Unión Europea, Juan González-Barba, reconoció ayer que el Gobierno estudia la posible integración de las dos ciudades autónomas en el espacio Schengen para mejorar la contención de la inmigración. De ser así, ambos territorios perderían el régimen especial del que gozan ahora que permite a los residentes en las provincias marroquíes de Tetuán y Nador acceder a España sin visado, pero verían reforzado su carácter europeo frente a las aspiraciones de Rabat.

Ayer, el Gobierno de España recibió el apoyo de EE UU. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, expresó a la ministra de Exteriores española, Arancha González Laya, su compromiso con una migración que se desarrolle de manera «segura y ordenada», mediante «canales regulares».

Marruecos redobla sus amenazas a España encolerizado por la condena de Europa
Comentarios