sábado. 04.02.2023
El cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo ofició ayer una misa en recuerdo del concejal del PP Alberto Jiménez-Becerril y de su esposa, Ascensión García, asesinados hace seis años por ETA en la que pidió que «las heridas no se infecten con odio y deseo de venganza». En la misa celebrada en la Catedral de Sevilla, a la que asistieron el vicepresidente segundo del Gobierno, Javier Arenas, y la presidenta del PP-A, Teófila Martínez, el cardenal afirmó que «sólo se pueden curar las heridas con bálsamo de justicia y misericordia» y añadió que «ese bálsamo es el que hay que buscar como personas». | efe

En memoria de Alberto Jiménez-Becerril y su esposa
Comentarios