martes 29/9/20

Los ministros pierden su escaño

Pedro Sánchez colocó a todos sus ministros al frente de las listas electorales del PSOE para las últimas generales. Es una práctica habitual mediante la que los partidos en el Gobierno intentan, por un lado, enganchar a su electorado y, por otro, garantizar un puesto de trabajo a quienes les han prestado un servicio si las cosas vienen mal dadas. Sólo la titular de Economía, Nadia Calviño, rehusó el ofrecimiento. Pero ahora, la mayoría renunciarán al escaño.

Lo ajustado de las sumas en el Congreso hace que los socialistas no se puedan permitir ni la más mínima baja en las votaciones clave.

Que los ministros tengan que supeditar sus jornadas de trabajo al calendario parlamentario resultaba poco operativo. En la pasada legislatura, de hecho, ya se optó por evitarlo. Mantendrán sus actas los ministros y ministras más políticos: Ábalos, Calvo y Montero. Sobre todo, porque Unidas Podemos no tiene intención de hacer renunciar a los suyos. Los independendientes, los que tienen perfiles más técnicos u ocupan ministerios con caracter más sectorial como Reyes Maroto, Teresa Ribera, Pedro Duque, Luis Planas, Isabel Celaá, Fernando Grande-Marlaksa o Margarita Robles, en cambio, se liberarán de acudir al pleno para votar leyes o iniciativas trascendentes.

En los territorios la idea se ve con buenos ojos porque, al correr las listas, permitirá que entren en el Congreso nuevas caras que quedaron relegadas por la estrategia electoral de Sánchez.

Los ministros pierden su escaño