jueves 6/8/20

La Moncloa inicia un tímido deshielo en su relación con el PP

El Gobierno y el PP han iniciado un tímido deshielo en sus relaciones. El Ministerio de Sanidad envió antes de que se publicara el decreto ley con las medidas de la nueva normalidad a la dirección popular, y el partido opositor ha respondido con sus propuestas. Un acercamiento que abre el camino a que por segunda vez en las últimas semanas el PP apoye una medida gubernamental, la primera fue el pasado miércoles con el ingreso mínimo vital.

La vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, afirmó hoyt que el suyo es «un partido de Estado al servicio de los españoles». El siguiente paso, añadió en una entrevista en Telemadrid, corresponde al ministro de Sanidad para comprobar el encaje de las propuestas del PP en el decreto. Este intercambio de documentos no se había producido nunca durante la pandemia, y era una de las quejas de Pablo Casado porque siempre se enteraba de los decretos y medidas del Gobierno una vez que se hacían públicos, nunca antes para buscar fórmulas de consenso. Pedro Sánchez siempre se ha refugiado en la urgencia que requería la toma de decisiones para justificar el ninguneo al principal partido de la oposición.

Gamarra se negó a decir que haya un giro en la estrategia de los populares. El PP, apuntó, es «un partido sólido, serio y responsable, conocido y reconocible por los españoles y que ha gobernado en España», y, en consecuencia, abierto el diálogo en las cuestiones de Estado. Cuando hay que «dar un paso al frente y apoyar algo que es bueno para España», añadió, «está al lado» de los ciudadanos «sin ningún tipo de complejo».

Con independencia de que exista o un cambio en sus posiciones, el PP no tiene fácil oponerse al decreto de la nueva normalidad porque Sánchez lo ha discutido y negociado con los presidentes autonómicos del PP en las conferencias dominicales con los gobernantes territoriales. Los barones populares, en líneas generales, están de acuerdo con un texto que recoge varias de sus propuestas para el final de la desescalada.

Las negociaciones ahora corren a cargo de Illa y la exministra de Sanidad Ana Pastor, dos personas de talante conciliador.

La Moncloa inicia un tímido deshielo en su relación con el PP