viernes. 27.01.2023

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, se atrevió ayer a dar a los titubeos del rey durante la celebración de la Pascua Militar, el pasado lunes, una interpretación que va más allá de lo que decidió aventurarse la Zarzuela: que la inminente imputación de la infanta Cristina en el caso Nóos, confirmada tan solo un día después en el larguísimo y detallado auto del juez José Castro, jugó una mala pasada a sus nervios.

«Yo entiendo que el rey, que está convaleciente, que tiene alrededor de la Casa los problemas que estamos viendo estos días, estaba con un poquito más de tensión y yo creo que eso le produjo unos momentos de falta de concentración en la lectura de su discurso», dijo el ministro durante una entrevista en la cadena Cope. También aludió, en todo caso, a la explicación que ofreció el propio Monarca a su entorno sobre lo que había ocurrido, esto es, a la falta de luz que le impedía ver con claridad el texto de su intervención.

En todo momento, desde Zarzuela se ha tratado de restar importancia a una actuación que estuvo lejos de lo que se había programado, una demostración de vigor que permitiera dejar atrás las dudas sobre la capacidad de don Juan Carlos para ejercer sus funciones después de dos años de continuas hospitalizaciones relacionadas con la cadera y la espalda. También Morenés se movió en esa lógica de minimizar la aparente debilidad del jefe del Estado. Argumentó que es normal ponerse «un poco nervioso» porque «era el primer acto fuera de su casa y había una expectación muy grande», a lo que añadió que, en la recepción posterior, ya sin cámaras, le había encontrado «recuperado físicamente» y «muy vivo de cabeza».

Esa es la clave. La actuación del rey volvió a desatar ese tipo de comentarios que en la Casa pretenden evitar, como el del dirigente del PNV Andoni Ortuzar, quién el martes recordó que «es importante saber irse a tiempo». Ahora la presión para demostrar que está en forma es aún mayor y Zarzuela medirá sus pasos.

«Valor esencial»

El ministro de Defensa también afirmó que «el asunto de Cataluña no está encima de la mesa» de los militares, pero ha admitido que como a cualquier español sí les preocupa que se cuestione un «valor esencial» como es la unidad de España.

El titular de Defensa ha asegurado que la unidad de España es un bien general y un activo que deben defender cada uno de los españoles, no sólo las Fuerzas Armadas. Ha subrayado que la «unión hace la fuerza» y que España tiene «un magnífico futuro si permanecemos unidos».

Sobre los presupuestos de Defensa, Morenés ha lamentado que la cultura de Defensa es «inexistente desde tiempo inmemorial» en España.

Morenés vincula los titubeos del rey con los nervios por la imputación de la infanta
Comentarios